¿PARA QUÉ LAS EVIDENCIAS?


La escena de un crimen es extremadamente importante.  Un detective hábil puede utilizar huellas digitales, ADN, fibras de ropa, etc., para reproducir la escena del crimen e identificar a quien lo cometió.  Nuestro sistema legal también se apoya en la evidencia.  La ley define la evidencia como «objetos materiales y afirmaciones verbales admisibles ante un tribunal».  En un sentido más general, la evidencia, cuando es propiamente usada, conduce a la conclusión correcta o a un juicio que lleva a uno a la verdad.

En el debate sobre los orígenes de todo lo que existe, la evidencia conduce a una de dos conclusiones: evolución o creación. Estas dos opiniones básicas están completamente en desacuerdo y no dan espacio para un punto medio.  De un lado, tenemos la teoría de la  evolución, la cual se apoya en puro azar aleatorio sin ninguna inteligencia externa que, a través del tiempo, ensamblara la materia y la energía en sistemas vivos con todas sus increíbles complejidades.  El proceso de evolución, se nos ha dicho, requiere miles de millones de años.  La Creación, en contraste, se sustenta en el «mecanismo» de una inteligencia externa que nosotros definimos como el Creador, Aquel quien hizo de la nada un universo que exhibe orden y diseño.  Vastos períodos de tiempo no son un requisito para la creación.

El debate sobre la evolución y la creación se centra en eventos del pasado.  Es una investigación cuyo objetivo es detectar y ensamblar le evidencia, así como un detective que investiga la escena de un crimen.  En ambos casos, la evidencia que se ha recopilado nos da pistas para ayudarnos a entender qué sucedió en el pasado.  De igual forma que en un estrado judicial, la evidencia utilizada en el debate de los orígenes puede ser verbal o material.  La evidencia tiene que ser fiable y tener integridad de tal manera que sea aceptable para todos quienes están en posición de hacer un juicio.  Debido a que hay peligro de que el veredicto final sea erróneo si está basado en evidencia falsificada, la evidencia presentada tiene que ser altamente confiable para hacer sus conclusiones decisivas a todos quienes la examinan con una mente abierta.

La evidencia es empleada por ambas partes.  En el debate de los orígenes, ambos, los defensores de la creación y los de la evolución, dependen de la misma evidencia física para probar su caso.  El debate de los orígenes es único porque busca explicar un evento de que sucedió una sola vez.  Por lo tanto, dependemos de datos históricos para obtener pistas de cómo sucedió.  La evidencia encontrada en rocas, huesos, estrellas y sistemas vivos es interpretada para entender qué sucedió en el pasado.  La adquisición, procesamiento y análisis de la evidencia está siempre sujeta a error, y ya que ningún humano estuvo presente para observar el origen de la vida, no hay evidencia verbal de cómo todo llego a existir.  ¿Cómo, después de todo, podríamos observar el Big Bang o ver de primera mano cómo Dios creó el universo?  La única manera de entender este evento único en el pasado es filtrar la evidencia dejada atrás –justo como hace un detective en una escena de crimen–.

Aquí hay algunas ideas importantes para recordar mientras usted considera la evidencia:

  1. Ambas partes usan evidencia.
  2. Estamos limitados en nuestra capacidad para evaluar la evidencia.  Somos finitos, sesgados, pecaminosos e incapaces de volver al pasado y presenciar lo qué tuvo lugar en la creación.
  3. El debate creación/evolución es una investigación histórica que examina evidencia material y verbal.  La evidencia material incluye:
  1. El registro fósil
  2. Formaciones Geológicas
  3. Complejidad de los seres vivos
  4. Estructuras moleculares biológicas/ADN
  5. Cuerpos celestes
  6. Luz proveniente de los cuerpos celestes

4. La evidencia verbal está contenida en recuento del Génesis en la Biblia, la Palabra de Dios.

 

¿POR QUÉ LA MISMA EVIDENCIA CONDUCE A CONCLUSIONES OPUESTAS?

Defensores de la evolución y la creación usan la misma evidencia, pero llegan a conclusiones diferentes.  ¿Por qué?  Cuando un hueso fosilizado de dinosaurio es descubierto, el evolucionista lo interpretará inmediatamente como consecuencia de grandes eras de muerte y sufrimiento que finalmente llevaron al dinosaurio a la extinción.  El creacionista, sin embargo, entiende ese fósil como evidencia de un diluvio universal que creó las condiciones químicas y físicas para la formación del fósil.  Este patrón se repite una vez tras otra mostrando cómo la misma evidencia conduce a conclusiones opuestas.  La evidencia es adquirida con meticuloso cuidado y tratada con las mismas herramientas científicas.  Mediciones precisas son hechas y analizadas; aun así, al final del proceso de descubrimiento, hay dos conclusiones muy distintas.

La razón para esto es que ambas partes se aproximan a la evidencia con presuposiciones o ideas preconcebidas opuestas.  Cuando la evidencia es presentada en un tribunal, la meta es producir un veredicto de culpabilidad o inocencia.  Los defensores en cada lado entran al tribunal con sus mentes predispuestas.  El acusador esta buscando un veredicto de culpable y usa la evidencia para persuadir a la corte hacia ese fin.  La defensa construye un caso de inocencia, igualmente, usando la evidencia.  Es importante reconocer que ambos, acusador y defensor, llegan a la corte con sus ideas preconcebidas.  Ellos llegan a sus conclusiones a partir del mismo grupo de datos.

De igual manera los defensores de la evolución o creación miran los datos en términos de sus inclinaciones.  Los creacionistas, quienes usan la Palabra de Dios para establecer sus presuposiciones acerca del origen de la vida, alcanzan conclusiones drásticamente diferentes a aquellas de quienes rechazan la Biblia como registro del pasado. Presuposiciones diferentes siempre producen conclusiones diferentes.  Dé una mirada a las presuposiciones que ambas partes traen a la pregunta de los orígenes:

Creación

Evolución

Orden Predeterminado

Caos

Inteligencia Externa

Auto Ordenamiento Interior

En seis días fue creado todo

Millones de años como requisito

Eventos Catastróficos

Cambio Lento y Gradual


En el Parque Nacional Badlands, localizado en el suroeste de Dakota del Sur, se encuentra un gran dep
ósito a nivel mundial de fósiles de la época del Oligoceno.  Los evolucionistas que estudian estos depósitos de fósiles concluyen que la evolución de los mamíferos tuvo lugar hace más de 12 millones de años.  Ellos se aproximan a estos lugares de fósiles con la presuposición de que la evolución es un hecho y, en consecuencia, llegan a la conclusión de que todas las diferentes formas fosilizadas llegaron a existir por el proceso de cambio gradual a través de millones y millones de años.  Con la misma evidencia de fósiles que usan los evolucionistas, los creacionistas llegan a conclusiones muy diferentes.  Ellos encuentran evidencia para diferentes clases de mamíferos y proponen que las capas yacentes de roca y los fósiles se debieron a cierta clase de evento catastrófico, como un diluvio global del planeta.  Nuevamente, encontramos dos conclusiones que compiten entre si a partir de la misma evidencia.  Se reduce a la presuposición de alguien o su interpretación del mundo.

INTERPRETACIONES EN CONFLICTO


El debate evolución/creación ha estado dándose por mucho tiempo.  Estalló en el siglo diecinueve después de la publicación de
El origen de las Especies, de Charles Darwin, que rápidamente se volvió popular en Inglaterra y se esparció por toda Europa.  Muchos creen que Darwin descubrió la evolución.  En realidad, sus raíces pueden ser rastreadas a la confrontación prehistórica entre los hombres y su Creador.  De acuerdo con Henry Morris, científico y autor ampliamente considerado como el padre del moderno movimiento de la creación, Darwin llegó en el preciso momento histórico para despertar un movimiento que fue realmente la renovación de una idea antigua:

El hecho es, sin embargo, que él realmente sólo sirvió como el catalizador para revivir el antiguo paganismo, llegando justo en el preciso momento en la historia para realizar una revuelta contra Dios para la cual muchos en Europa Occidental habían estado preparados por más de un siglo.

La evolución, desde Darwin, se ha apoderado gradualmente de la cultura Occidental.  Hoy día ha echado raíces en todas las principales disciplinas académicas.  Tristemente, algunas iglesias han aceptado la teoría de la evolución como cierta clase de moda, evidentemente sin comprender la premisa ateísta de la evolución.  Las Iglesias aceptan la evolución porque viene vestida con atuendo de autoridad científica pero, de hecho, es un movimiento cuya principal esencia es deshacerse de Dios.  La evolución ha ganado tanta aceptación en la educación superior que es considerada por muchas élites en educación y en los medios como la única opción intelectual.  Se ha convertido en una aceptada interpretación del mundo.

Dicha interpretación del mundo podría ser definida como un marco para entender la realidad.  Es ese grupo de creencias esenciales por las cuales el conocimiento es filtrado, las decisiones son tomadas, los valores son establecidos, y las prioridades son definidas.  Cada ser humano, joven o viejo, tiene dentro de sí mismo una interpretación del mundo.  Es nutrida en la niñez y la adolescencia y continúa creciendo profundamente arraigada con la edad.  Las interpretaciones del mundo pueden, sin embargo, cambiar dramáticamente como, por ejemplo, cuando un individuo nace nuevamente y se convierte, como la Biblia lo dice, en «una nueva criatura en Cristo».  Aquellos que encuentran a Jesús y se comprometen a sí mismos a la Palabra de Dios experimentan una transformación que a menudo altera radicalmente su interpretación del mundo.

La interpretación del mundo creacionista empieza con la creencia en Dios, el Creador de todas las cosas.  Está centrada en la inspirada Palabra de Dios que provee una historia del comienzo del universo y del hombre.  También provee una historia temprana del mundo en los primeros once capítulos del Génesis.  Caracteriza a la creación como «muy buena» en Génesis 1.  En Génesis 3 describe la caída del hombre y las consecuencias que son observadas en el mundo, establecidas bajo una maldición de Dios.  Génesis registra un gran juicio en el Capítulo 6, el diluvio universal que produjo efectos que influencian la forma cómo el mundo se ve hoy.  El establecimiento de diferentes naciones con lenguajes y culturas únicas es registrado en Génesis 11.  Los eventos registrados en Génesis 1 al 11 dan forma a la interpretación del mundo de un creacionista y demuestran la responsabilidad del hombre con su Creador.

La interpretación evolucionista del mundo, en contraste, no tiene lugar para Dios.  Considera al universo como auto-creación, con materia y energía eternas.  Algunos evolucionistas brevemente reconocen a Dios como el gran iniciador quien, después de empezar el tiempo, el espacio, y la materia, se hizo a un lado para simplemente permitir que la ley tomara el control.  La interpretación evolucionista del mundo considera que el hombre controla su destino y es básicamente bueno, al final es una idea que ciertamente se aleja del concepto cristiano de que el hombre es una criatura caída y pecaminosa que sólo es salvada por la gracia de Dios.  La interpretación evolucionista del mundo no tiene absolutos morales, porque creen que todas las cosas cambian con el tiempo a medida que la evolución progresa.  La interpretación cristiana del mundo, sin embargo, respeta absolutos morales como parte de la estructura de la realidad creada por Dios.

Interpretación creacionista

Interpretación evolucionista

Basada en la Palabra de Dios       

Basada en la palabra del hombre

Creador / Inteligencia externa   

Proceso interno desconocido

Absolutos               

Relativismo

Responsabilidad con Dios       

Responsabilidad con el Hombre



¿ES LA EVOLUCIÓN UN HECHO CIENTÍFICO?




Nuestra vida diaria gira alrededor de la ciencia y la tecnología.  Los autos que conducimos, el alimento que comemos, y las vitaminas que tomamos, son resultado de la aplicación de algunos principios científicos.  Así como la ciencia es importante  en la vida diaria, esta también establece principios fundamentales por los cuales la evidencia es adquirida, analizada y transmitida.

La ciencia es un proceso en el cual procuramos conocimiento a partir de datos empíricos.  Los datos provienen de lo que observamos y registramos con nuestros sentidos.  La ciencia es el estudio sistemático del mundo a nuestro alrededor, basada en observaciones, clasificaciones, y descripciones que pueden conducir a investigación experimental y explicaciones teóricas.  Ambos razonamientos, deductivo e inductivo, son empleados en el proceso científico.  La publicación de la Academia Nacional de Ciencias en 1998, Teaching about Evolution and the Nature of Science (Enseñanzas acerca de la Evolución y la Ciencia Natural), confina la actividad de la ciencia a la evidencia empírica, puntualizando: «Las explicaciones que no pueden ser basadas en la evidencia empírica no son parte de la ciencia».

La ciencia válida tiene que tener integridad, responsabilidad, seguridad, y ser confiable.  ¿Cómo puedes llegar a conclusiones verdaderas cuando los datos experimentales son falsificados?  Las pruebas y mediciones son también herramientas importantes para la verificación.  Cuando la investigación científica es reportada en publicaciones científicas, debe ser escrita de tal manera que los procedimientos experimentales puedan ser repetidos, ya que la posibilidad de repetición es otra herramienta usada para la verificación.

La ciencia se apoya en la observación, los hechos, las hipótesis, la teoría, y las leyes.  Estas pueden ser brevemente definidas como sigue.

Observaciones: Describen o miden lo que uno percibe con los sentidos.

Hechos: Están basados en repetidas observaciones que pueden ser confirmadas.

Hipótesis: Una declaración que puede ser medida de tal manera que las    deducciones y las conclusiones puedan ser explicadas.

Teoría: Una explicación general en la cual los hechos y conclusiones experimentales pueden ser incorporados, de tal manera que permite hacer predicciones.

Ley: Una generalización funcional que ha resistido la prueba del tiempo y puede ser apoyo para hacer predicciones exactas.

Tanto los creacionistas como los evolucionistas hacen ciencia de la misma forma–con una muy importante excepción–.  Los científicos creacionistas traen a su investigación la presuposición basada en la Palabra de Dios, de que el hombre es finito y falible y necesitado de la revelación contenida en la Palabra de Dios.  De igual manera que los evolucionistas, el creacionista está de acuerdo en la importancia de una observación asociada y una auto corrección por medio del proceso científico detallado arriba.  Sin embargo, los dos bandos difieren, porque el creacionista trae a su esfuerzo científico una creencia en la verdad absoluta de la Palabra de Dios.

La ciencia, por definición, investiga el mundo natural.  Por sí misma no es una forma de ver la vida.  Por consiguiente es un mecanismo neutral que nos proporciona herramientas con el fin de obtener y examinar la evidencia.  Ambos, creacionistas y evolucionistas, dependen de la ciencia para adquirir, analizar, y transmitir información para construir modelos de trabajo y para respaldar sus teorías y leyes.  El libro de texto, Biología, señala que:

Las materias primas de la ciencia son nuestras observaciones de los fenómenos del universo material.  La ciencia –distinto al arte, religión, o filosofía– está limitada a lo que es observable y medible y, en este sentido, es categorizada como materialista.

La Ciencia es una herramienta que da una breve mirada a la verdad.  Está limitada porque excluye el espíritu interior del hombre, las motivaciones, y las metas.  Falla desesperadamente en definir las cualidades internas, como la sinceridad, la generosidad, y el amor.  La naturaleza espiritual del hombre –donde pone su fe, convicciones e interpretación del mundo– no son viables para realizar una investigación científica.  La realidad de la ciencia es solamente en el mundo material.  No es competente para llegar a conclusiones acerca de campos que van más allá.

La ciencia, sin embargo, no es Naturalismo.  El naturalismo es un sistema de creencias que afirma que toda la verdad puede ser encontrada solamente a través de los datos empíricos –por la investigación del universo material.  El naturalismo elimina a Dios, la Biblia, y la naturaleza espiritual del hombre.  Sólo lo que puede ser observado en el mundo material se dice que nos lleva a la verdad suprema.  El naturalismo puede ser clasificado como una interpretación del mundo, porque es un marco para el entendimiento de la realidad que se levanta, no a partir de la observación sino de la convicción a priori de lo qué es real (el universo material) y lo qué no es real (Dios).  El naturalismo es la base filosófica de la evolución –la cual la evolución asume pero no puede probar, ni hace el intento–.  En cambio, el naturalismo es simplemente adoptado, sin evidencia o argumento, como la auto validada interpretación del mundo.

Los evolucionistas se aferran tenazmente a este sistema de creencias por ser tan necesario y compatible con la idea de un cambio gradual y ascendente desde los átomos y las moléculas hasta complejos sistemas vivientes.  El naturalismo respalda la idea evolucionista de que mecanismos aleatorios ensamblaron la realidad, sin un plan o inteligencia exterior.  Elimina el trabajo de Dios y es implícitamente ateo.

El naturalismo no niega explícitamente la absoluta existencia de Dios, sino que niega que un ser sobrenatural pudiera de alguna forma influenciar los eventos naturales, como la evolución, o comunicarse con criaturas como nosotros mismos.  El naturalismo científico hace el mismo señalamiento al empezar con la presunción de que la ciencia, que estudia sólo lo natural, es nuestro único camino confiable al conocimiento.  Un Dios que nunca puede hacer nada que haga una diferencia, y de quien  no podemos tener conocimiento confiable, no es de importancia para nosotros.

La evolución encubre cómo  la ciencia promueve la religión del naturalismo, una idea que, cuando es aplicada, conduce a un dolor horrible, sufrimiento, y muerte de millones, como se demostrará en el Capítulo Cinco.

 

LAS IDEAS BÁSICAS

 



En resumen, es importante recordar lo siguiente acerca de las presuposiciones de la evolución.  

  • Primero, la evolución asume un cambio lento y gradual a lo largo de inimaginables eras –millones de años para la vida y miles de millones de años para el universo celestial–. Muchas diferentes explicaciones, sin consenso, son ofrecidas para explicar cómo este proceso tuvo lugar.  
  • Segundo, la evolución asume que la fuerza organizadora de la vida es interna y depende de una casualidad aleatoria –una presuposición que elimina cualquier fuerza inteligente, creativa y externa–.  
  • Tercero, la evolución descarta la inteligencia y asume que la casualidad aleatoria es el mecanismo responsable por la realidad material –una filosófica presunción que no es extraída de evidencia empírica–.  La evolución, por consiguiente, es una creencia irracional.  Asume que la aleatoriedad y la casualidad, y no el diseño, son el principio gobernante de la realidad, una opinión, otra vez, sin fuerte información empírica para soportarla.

La premisa básica del creacionismo es que todos los sistemas vivos e inertes tienen sus orígenes a partir de una fuente externa con infinita inteligencia.  Esta infinita inteligencia es referida como Cristo el Creador, Aquel que llamó todo a la existencia.  Largos períodos de tiempo no son necesarios.  Los eventos de la creación están registrados en la historia del Génesis de la Biblia.  La evidencia física indica que el cosmos es la obra de un diseñador y planeador inteligente.  La creación, nuevamente, es un evento único que no puede ser repetido y por consiguiente no puede ser observado en el presente.  Finalmente, la creación, al apoyarse en un Creador Inteligente, es una creencia racional que presupone la existencia de un Dios Creador.

¿ES LA CIENCIA COMPATIBLE CON LA BIBLIA?


Es una idea popular la creencia de que la ciencia y la Biblia están en desacuerdo la una con la otra.  El rumor de conflicto entre la Biblia y la ciencia puede ser rastreado hasta Thomas Huxley, un defensor de la evolución de finales del siglo diecinueve, quien llegó a ser conocido como el «perro buldog» de Darwin y que ayudó poderosamente al derrocamiento de la supremacía cultural del Cristianismo.  Pero Huxley, y una larga fila de sucesores quienes han elogiado el malicioso error de Huxley acerca de la fe y la razón, están en conflicto con los hechos de la historia.

La verdad es que la ciencia y el Cristianismo tuvieron una gran relación desde los años 1500 hasta finales de los años 1800.  Los antiguos pioneros de la ciencia moderna no tuvieron dificultad en creer en Dios como su Creador y Salvador.  Ellos creyeron en un Dios que tuvo poder sin límite y fue la fuente de toda inteligencia.  La obra de sus manos valía la pena ser estudiada y el hacer esto era glorificarlo a Él.  De hecho, el Salmo 111:2 nos dice que «Grandes son las obras de Jehová, buscadas de todos los que las quieren».  Dios afirma el carácter de la creación en Génesis 1 llamándola «buena» cinco veces durante la semana de la creación.  Finalmente, cuando la creación fue completada, Él pronuncia su juicio final: Es «bueno en gran manera».

Francis Bacon, quien es usualmente considerado como el padre del método científico, dijo:

Si uno considera el asunto correctamente, la Filosofía natural [el estudio de la naturaleza] es, después de la Palabra de Dios, la más segura medicina para la superstición, y también el más aprobado sustento de la Fe.  Y así ella es correctamente dada a la Religión como el mas fiel manufacturado; la una manifestando la voluntad de Dios, la otra Su poder.

Los primeros científicos supieron que por la investigación exhaustiva en un área particular de la ciencia, ellos estarían cumpliendo el gran Mandato Cultural, tomando dominio de la creación de Dios como se ha mandado en Génesis 1:28.  Esto es demostrado por unos pocos ejemplos de grandes hombres de ciencia quienes acogieron también la creencia en Dios.  Henry Morris, en Men of Science: Men of God (Hombres de Ciencia: Hombres de Dios), lista más de 40 grandes científicos quienes fueron confesos Cristianos que creyeron en la divina autoridad de Dios.  Entre ellos están:

Johannes Kepler (1571-1630), un astrónomo famoso por su exhaustivo trabajo en movimientos planetarios.  Dijo:  

Te doy gracias, Dios Creador, que Tú me hayas dado este gozo en Tu creación, y me regocijo en las obras de Tus manos.  Veo que he completado ahora el trabajo para el que fui llamado.  En él he usado todos los talentos que Tú le has dado a mi espíritu.

Blaise Pascal (1623-1662), un gran filósofo y matemático quien es considerado como el padre de la ciencia hidrostática.  Desarrolló los principios del barómetro.  La famosa apuesta de Pascal demuestra su compromiso con el Cristianismo.  Su apuesta ilustra que la fe Cristiana es una propuesta «que siempre gana».  Si un cristiano muere y no hay Dios, «no ha perdido nada».  Pero si un Cristiano muere y sí hay un Dios, cielo, e infierno, él ha ganado todo mientras «su escéptico amigo ha perdido todo en el infierno».

Robert Boyle (1627-1691) es considerado como el padre de la física química, con su monumental trabajo en los principios mecánicos de los gases, a partir de los cuales fue generada su famosa Ley de Boyle.  Su aproximación experimental a los gases sentó la fundación para su teoría atómica.  Boyle  fue un devoto Cristiano quien se interesó en misiones y apologética.  Fue famoso por sus conferencias en las cuales promovió la creación como el reloj finamente ajustado de Dios, «donde todas las cosas son tan hábilmente ingeniadas que una vez que el motor fue puesto en movimiento, todas las cosas procedieron de acuerdo al primer diseño del Artífice».

John Ray (1627-1705), un botánico que introdujo la primera definición de las especies como un organismo a partir de la reproducción.  Su definición, de que los padres producen progenie con la misma clase de características, es cercana a la definición moderna.  Él fue motivado por Génesis 1: «… hierba que dé semilla; árbol de fruto que dé fruto según su género…»  El escribió The Wisdom of God Manifested in the Works of the Creation (La Sabiduría de Dios Manifestada en las Obras de Su Creación), el cual tuvo un gran impacto y «argumentó que todas las cosas vivientes son tan complejas y tan maravillosamente diseñadas que ellas tienen que ser la creación de un Creador supremamente inteligente».

Isaac Newton (1642-1727), conocido como uno de los más grandes científicos de todos los tiempos, desarrolló la ley universal de la gravedad, las leyes del movimiento, y el cálculo dentro de la rama de las matemáticas.  Produjo la teoría de la partícula para explicar cómo la luz es emitida y construyó el primer telescopio de reflexión.  Newton entendió que la creación vino de Dios, y su motivación básica fue promover una creencia en Dios el Creador.  Newton contribuyó enormemente a la fundación de la ciencia y creyó que Dios fue la causa suprema.

Consideramos que las Escrituras de Dios son la más sublime filosofía.  Encuentro señales mas claras de autenticidad en la Biblia que en toda historia profana cualquiera.

Carl Linnaeus (1707-1778)  descubrió la taxonomía biológica, la cual es un sistema de clasificación todavía usado hoy.  Clasificó los organismos vivos, usando las especies como la unidad básica, basado en la idea bíblica de que los organismos no cambian con el tiempo.  Fue un creacionista comprometido que creyó que la creación de Dios fue buena y estable.  Linnaeus estuvo en el camino correcto, a pesar de que confundió «especies» con «clases». Escribió ensayos sobre teología natural como soporte a la idea de que el hombre puede glorificar a Dios por el estudio de Sus obras en la creación.

SIGA LA EVIDENCIA CON UNA MENTE ABIERTA


Hay abrumadores testimonios de aquellos que se aproximaron a la evidencia con una mente abierta y, como resultado, comenzaron a cuestionar la interpretación del mundo en el naturalismo.  No importa desde cuál perspectiva estudien la evidencia, bien sea al nivel molecular o por medio de examinar fijamente los cuerpos celestes, ellos descubrieron evidencia de un plan y un diseño.  Cuando ellos se libraron a sí mismos de las cadenas de la religión del naturalismo y siguieron la evidencia, el mecanismo de la evolución fue abandonado.  Ambos movimientos como el de la creación bíblica y el moderno Diseño Inteligente, liderado por Berkeley el profesor de leyes de Phillip Jonson, ha enlistado científicos establecidos que han retado, con algún éxito, la tesis completa de la evolución.

No es escasa la evidencia crucial que lleve a uno al veredicto de que Dios es el Creador.  En Romanos 1 Pablo afirma que la evidencia de la obra creativa de Dios en el mundo «les es manifiesto» (v. 19) y «se hacen claramente visibles» (v. 20).  Esto indica que Dios revela algo de Sí mismo a través de su obra creativa.  La evidencia de Dios en la naturaleza es tan convincente que, de hecho, «no tienen excusa» al negar a Dios (v. 20).  La Escritura afirma que una mirada a la evidencia sin las ataduras del naturalismo libera al hombre para ver a Dios el Creador.

Esto no lo es todo.  Dios el Creador es también Dios nuestro Salvador.  El Apóstol Juan abre su evangelio con la declaración de que « En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios».  El Evangelio de Juan comienza igual que Génesis 1, con tres palabras, «En el principio».  En Génesis 1:3, Dios dice «Hágase la luz».  En Juan, el «Verbo» no es solamente el Creador, sino que el Verbo se hizo carne   –Jesucristo, la fuente de vida y de luz, Aquel quien trae vida eterna–.  Génesis 1 y Juan 1 demuestran un vínculo entre Dios nuestro Creador y Dios (Jesucristo) nuestro Salvador.  El examinar la evidencia para la creación debería no sólo llevarnos a reconocer a Dios como el Hacedor, sino también traer al honesto investigador a una relación personal con Cristo su Salvador, la vida y la luz del mundo.

 

 

 



 

EVIDENCIA EN LOS CIELOS

 

Las Leyes de la ciencia son el fundamento de todo intento científico.  Ellas han sido demostradas para ser confiables, sin importar el tiempo o el lugar. Estas leyes permiten a los investigadores hacer predicciones precisas a partir de un grupo de condiciones dadas.  Ellas demuestran una abrumadora presencia de orden y diseño en el universo.  Casi toda ley científica puede ser expresada por medio de una fórmula matemática.  Muchas son llamadas con el nombre del científico responsable por su descubrimiento.  Ejemplos de estas leyes se listan en seguida:

 

Ley de Newton          

del movimiento (tres leyes para todo movimiento)

Gravitación Universal            

(dos cuerpos se atraen uno al otro)

Ley de Boyle                          

(relación entre presión y volumen, de gases)

Ley de Charles                       

(relaciones entre temperatura y volumen, de gases)

Ley Ideal de los Gases           

(temperatura, presión y volumen, de gases)

Ley de Culombio       

(cargas y distancias entre dos objetos)

Ley de Hooke                        

(acción y fuerza del  resorte)

Ley de Kepler                        

(ley de las órbitas planetarias)

Ley de Snell                           

(ley de la refracción de la luz)

Ley de Ohm               

(ley eléctrica de voltios, amperios y resistencia)

Leyes de la Termodinámica   

(leyes universales de la energía y la materia)


Las leyes sugieren un legislador –un diseñador o creador del universo–.  Sir Isaac Newton, el más grande científico que haya vivido jamás, fue un creacionista que pensaba en Dios como el divino relojero.  Como un fino reloj mecánico, cada componente de la creación está diseñado para trabajar en armonía con cada una de las demás.  Este patrón de intrincada coordinación en el universo apunta a un creador, alguien que diseñó el universo.  Newton, cuando desarrolló la Ley Universal de la Gravitación, observó el movimiento de los planetas alrededor del sol, y concluyó:

Este más hermoso sistema del sol, planetas, y cometas sólo podría provenir del consejo y dominio de un inteligente y poderoso ser.

Las leyes de la ciencia son uniformes, universales y no cambian –y por consiguiente predecibles–.  Una ley de la ciencia es verdadera tanto si es aplicada en la Tierra, o en cualquier lugar en el espacio.  Por ejemplo, las leyes de Newton del movimiento no sólo operan aquí en la Tierra, sino también en la luna o en una estrella.  Sin importar dónde estés en el universo, la segunda ley de Newton del movimiento predice que cada que una fuerza es aplicada, resultará una predecible aceleración.  Las leyes de la ciencia entonces, son universales, repetibles, predecibles, sujetas a una expresión matemática, y son evidencia de orden en la creación.

LAS DOS GRANDES LEYES DE LA CIENCIA


De todas las leyes de la ciencia, las leyes de la termodinámica, particularmente las primeras dos, son las más importantes.  Estas leyes pueden ser aplicadas al más enorme de los objetos en el universo o a las más diminutas e invisibles partículas.  Aplican a la materia o la energía, o ambas.  Una amplia variedad de condiciones pueden ser aplicadas, y los resultados serán siempre los mismos.  Las dos leyes de la termodinámica impactan casi cualquier rama de la ciencia.  Fueron formalmente descubiertas hace unos 200 años en el curso de experimentos con calor y su movimiento.

La palabra griega para «termodinámicas» está compuesta de «therme», que significa calor, y «dunamis», refiriéndose a potencia o energía.  La energía es difícil de definir porque no puede ser vista y no tiene masa.  Usted sólo puede observar sus efectos.  No puede ver la electricidad, pero puede ver su efecto cuando los rayos chocan contra la tierra.  Hay diferentes clases de energía: mecánica, química, eléctrica, magnética, nuclear, calorífica y lumínica.  El más asombroso fenómeno encontrado mientras desarrollaban el motor de vapor durante la Revolución Industrial fue que la energía calorífica puede ser transformada en mecánica y otras clases de energía (excepto energía nuclear).  Esto indujo a nuevas percepciones de cómo todas las clases de energía pueden ser transferidas de una forma a otra.  A medida que continuaron las investigaciones fueron formados incuestionables y predecibles patrones.  Fueron descubiertas relaciones matemáticas que le dieron nacimiento a las más fundamentales de las leyes de la ciencia –las Leyes de la Termodinámica–.

Estas leyes fueron desarrolladas por Lord William Thomson Kelvin (1824-1907), un devoto Cristiano y Creacionista, cuya estatura como científico compite con la de Newton.  Lord Kelvin hizo numerosas contribuciones a la ciencia, incluyendo muchos inventos.  Poseyó 21 doctorados honorarios.  No es sorpresa que el descubriera estas vitales leyes universales, dada su fe de que la creación vino de un infinito, amoroso, inteligente Dios.

La Primera Ley de la Termodinámica declara que la cantidad de energía y materia permanecen constantes.  Materia y energía pueden cambiar desde una forma a otra, pero serán siempre conservadas.  Materia y energía no pueden ser ni creadas ni destruidas.  Esta ley es llamada la Ley de Conservación de la materia y la energía.

La Segunda Ley de la Termodinámica sostiene que la energía y la materia tienen una tendencia universal a ir al desorden, un proceso conocido como entropía.  El universo está básicamente desgastándose en cada forma.  La organización, si se le deja sola, se vuelve desorganización.  Tiene que ser agregada energía al sistema para incrementar el orden y disminuir la entropía.

EL GÉNESIS Y LAS DOS GRANDES LEYES


Las primeras dos leyes de la termodinámica son fundamentales para la ciencia porque tienen que ver con las cosas básicas del universo material –materia y energía–.  Aplican a cada sistema vivo e inerte.  La conservación de la energía y la materia, y el hecho de que la materia y la energía de un sistema estén naturalmente desgastándose, tienen grandes implicaciones.

Sabemos, por la primera ley, que la materia y la energía son predecibles y constantes.  La entrada de energía siempre igualará a la salida de materia.  Por otra parte, la segunda ley del desorden requiere trabajo para mantener un sistema funcionando.  Esto puede ser desconcertante.  Las máquinas tienden a desgastarse, los sistemas vivos eventualmente decaen y mueren, incluyendo los humanos.  Incluso los cuerpos celestes se están desgastando.  Cuando uno da un paso atrás para evaluar estas leyes y su impacto en el universo, se levanta naturalmente la pregunta de cómo eso llegó a ser así.  Justo como todas las leyes sugieren un dador de la ley, así las preeminentes leyes de la termodinámica tienen que seguramente haber venido de la mano de Dios.  Es irracional creer que esas leyes universales son la consecuencia del azar.  Hay sólo una alternativa inteligente: Dios.

El Génesis nos dice que Dios completó el trabajo de la creación en seis días: «Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo el ejército de ellos» (Génesis 2:1).  Toda la materia y la energía, la tierra y las estrellas, toda forma viviente, incluyendo los humanos, fueron creados y completos.  El trabajo completo y terminado de la creación indica que todos los componentes estuvieron en su lugar. Nada quedó para ser añadido o eliminado.  La creación podría cambiar de forma, pero nunca ser destruida, como es observado en la ley de conservación.  Todo lo que Dios creó en la primera semana es todo lo que tenemos ahora y todo lo que siempre vamos a tener.

La maldición de Dios después de la caída, se depositó no sólo en el hombre por su pecado, sino que impactó el dominio del hombre sobre la tierra.  Dios dijo a Adán que «maldita será la tierra por tu causa» (Génesis 3:17).  Esto es repetido por Pablo en el Nuevo Testamento, cuando afirma que «la creación fue sujeta a vanidad», y que «la creación misma será liberada de la esclavitud de corrupción» (Romanos 8:20-21).

Yo creo que la Segunda Ley fue puesta en efecto por Dios en el momento de la creación de la materia y la energía, porque provee vías para que la energía y la materia sean transformadas.  La evaporación del agua, por ejemplo, sigue la Segunda Ley, porque las moléculas de agua tienden a volverse más desordenadas al momento que ocurre la evaporación.  Como puedes imaginar, esto es importante en muchas maneras.  ¿Cómo podrías lavar y secar tu ropa mojada si la evaporación no ocurriera?  El Calor es definido en términos de la Segunda Ley como la transferencia de energía desde un ambiente caliente y de alta energía, a otro ambiente de baja energía.  La vida y casi todo sistema inerte necesitan transferencia de calor o movimiento de la energía para su existencia.  El simple acto de caminar depende de la fricción, el cual es una aplicación de la Segunda Ley.

Sin embargo, cuando Dios maldijo la creación, incluyendo al hombre, creo que la segunda ley fue alterada y hecha más intensa.  La maldición sobre el mundo y el universo ha producido cambios dramáticos y catastróficos.  Henry Morris sugiere que la maldición de la creación tuvo un triple impacto:

Cuando el hombre pecó, no sólo hizo que Dios pronunciase una maldición sobre el hombre mismo sino también sobre todos los dominios del hombre (Génesis 3:17) –el universo físico, biológico y social–.

LAS LEYES DE LA TERMODINÁMICA Y LA CREACIÓN


La palabra en hebreo traducida como «creado» en Génesis 1:1 denota la creación, a partir de nada, de los sistemas del universo maravillosa e intrincadamente diseñados.  Estos complejos sistemas, demasiado numerosos de contar, desde un organismo micro celular a un macro cósmico cuerpo celestial, están todos sujetos a la misma ley de deterioro.  ¿De dónde vino esta ley de deterioro?  Nuevamente, de un único evento que tuvo que haber tenido sus orígenes fuera del universo. Tuvo que venir de Dios.

En resumen, las dos leyes de la termodinámica indican la necesidad de algún poder por fuera de los procesos presentes y conocidos que originalmente ha traído todo a la existencia.  Algo por fuera y por encima de la vasta complejidad del espacio, tiempo, energía, materia, es requerido para haberlo iniciado, pero libre de ellos.  Esto es, las leyes de la termodinámica pueden decirnos que una absoluta creación es necesaria.

Las leyes de la termodinámica plantean un serio reto a la evolución, la cual asume un movimiento ascendente desde simples, inertes partículas a complejos sistemas vivos a lo largo de eras en el tiempo.  Las leyes observadas demuestran los siguientes problemas para la evolución.  Primero, como establece la Primera Ley, cualquier cambio a un sistema cerrado tiene que venir desde afuera, ¿de dónde vienen los componentes (materia) del sistema?  Segundo, el sistema está programado para ir al desorden –no para crecer en el orden–.  ¿De dónde viene el deterioro?  Es universal y puede ser visto por todas partes.

El problema que encara la evolución realmente reside en ¿cómo un organismo pudo haber sido construido a partir de sus partes componentes rudimentarias?  Moléculas inertes tuvieron que ensamblarse a sí mismas en una simple célula.  Esa célula tuvo que encontrar otras células que se combinaron para producir un órgano vivo en un proceso que continuó hasta aparecer el ser humano.  Pero el ensamblaje de sistemas vivos es extremadamente complicado y no pudo haber sucedido por azar.  Se requiere de una inteligencia exterior.  El proceso requerido para mover desde las moléculas hasta el hombre, al estilo evolución, es un completo desafío para la ley del deterioro.  Este es un problema severo para la evolución.

CUANDO TÚ DESEAS BASADO EN UNA ESTRELLA
El debate de los orígenes no está solo confinado a las cosas vivientes sino que también involucra a todo el cosmos.  La evolución, basada en el naturalismo, busca excluir enteramente la idea de Dios.  Asume fuerzas naturalistas para explicar cómo las estrellas, el sol, la tierra y la luna llegaron a existir. Los evolucionistas se permiten especular cuando buscan explicar la evolución estelar, galáctica, planetaria y orgánica. Por supuesto –la evolución, que intenta explicar eventos únicos sin ningún dato empírico para soportar la teoría– nunca ha sido observada.  Todas las formas de cosmología son teóricas por naturaleza, porque ninguna puede ser probada.  Todos los tipos de evolución nombradas arriba tienen muchas teorías propuestas para ellas, lo que sugiere que no hay consenso.

Los cuerpos celestiales emiten luz y otras energías radiantes, como ondas de radio desde el espacio, que pueden ser observadas a través de enormes distancias.   Hay inimaginables distancias entre los objetos estelares.  La estrella más cercana a nuestro sistema solar es Alfa Centauro.  Está a una distancia de 4.3 años luz, la cual es equivalente a 40 millones de millones de kilómetros, una enorme distancia para nuestro vecino de al lado.  Estas vastas distancias son multiplicadas cuando miramos nuestra propia galaxia La Vía Láctea, compuesta por 100 mil millones de estrellas.  La parte más ancha de la Vía Láctea mide 120,000 años luz, lo cual equivale a un millón cien mil millones de millones de kilómetros (1’100,000’000,000’000,000 Km. o 1.1x1018 Km.). 

Los vastos alcances del espacio hacen aparecer la tierra totalmente insignificante.  El Telescopio Hubble orbitando alrededor de la tierra nos da una condición ideal para observar la luz y otras radiaciones en el espacio, pero aun enfrenta un problema de distancia observable.  El universo está compuesto de incontables estrellas ocupando un espacio inimaginable.  Sólo puede ser estudiado desde una posición especulativa y hasta poco realista.

No es para asombrarse que el campo de la cosmología no tiene dónde ir sino al reino de la especulación.  Sin datos empíricos, no es verdadera ciencia.  Esto está ejemplificado por términos como «materia negra» y «energía negra», conceptos necesitados, de acuerdo con la cosmología evolucionista, para mantener las cosas expandiéndose y moviéndose en el universo.  El problema, sin embargo, es que ellos no pueden ser observados en el presente, así que los cosmólogos están inventando nuevos instrumentos con la esperanza de encontrar esas entidades escondidas.  Para el cosmólogo, el hecho vergonzoso es que este inobservable y no verificable «sustancia negra» ocupa el 95 por ciento del universo.  Sólo puede darse cuenta del cinco por ciento que es observable.  David Cline le puso dirección a este problema en Scientific American:

El Universo a nuestro alrededor no es lo que parece ser… Los movimientos de este material visible revelan que son restos flotantes de un mar invisible de material desconocido.  Conocemos poco acerca de ese mar.  Los términos que usamos para describir sus componentes, «materia negra» y «energía negra», sirven principalmente como expresiones de nuestra ignorancia.

Lo mismo puede decirse de los agujeros negros.  Nadie ha observado uno, pero algunos han teorizado que ellos son áreas de alta densidad hacia las cuales toda luz es atraída.  Una y otra vez, empleando especulación tras especulación, la cosmología evolucionista construye argumentos basada en pizcas de información que, en efecto, desplazan al Dios Creador de Su legítimo lugar en Su universo.

LA GRAN EXPLOSIÓN (BIG BANG) O EL GRAN DESTROZO
La Gran Explosión (o Big Bang) es la versión popularizada de la cosmología evolucionista.  Establece que la materia, la energía y el espacio estaban todos comprimidos muchos billones de veces más pequeños que un protón y luego explotaron por cierta razón indeterminada para crear un universo en expansión, el cual continúa esparciéndose hoy día.  Hay en el presente unas 50 teorías propuestas por los cosmólogos para explicar la Gran Explosión, todas las cuales no son más que modelos matemáticos.  ¿Por qué tantas teorías?  Es evidente que el veredicto está aun lejano.

Si el Big Bang es verdad, como es presentado por los cosmólogos, ellos deberían tener una base científica para soportarlo. Proponer que el universo vino a ser, debido a una gran explosión, tiene implicaciones de gran alcance que afectan cada ser humano.  Para que la evolución cósmica sea aceptada, las preguntas de abajo tienen que ser respondidas, no sólo con teorías especulativas o creativas fórmulas matemáticas, sino con fuerte evidencia científica.

1. ¿Qué causa que las partículas de materia se unieran hasta convertirse en  cuerpos celestiales?

Esta pregunta básica debe ser contestada.  Si el Big Bang causó que la materia y la energía se separaran y movieran hacia fuera a velocidades tremendas, en algún momento esa materia tuvo que unirse y agruparse.  La explicación ofrecida es que mientras ocurría el enfriamiento, las partículas redujeron su velocidad y se aglutinaron.  El problema es, sin embargo, que esos objetos celestiales se están moviendo a relativamente altas velocidades separándose los unos de los otros.  No hay evidencia empírica para soportar la teoría de la formación de las estrellas propuesta por los cosmólogos evolucionistas.  Ninguna estrella o galaxia ha sido jamás visto que se forme en el espacio a partir de una estrella de gas.  Como expuso el astrofísico de Harvard, Abraham Loeb: «La verdad es que no entendemos la formación de las estrellas a un nivel fundamental»

 2. ¿Puede una explosión producir orden?

La Segunda Ley de la Termodinámica, como se anotó arriba, tiende a traer todo sistema al desorden.  El cosmos no está exento de la Segunda Ley.  Cuando uno observa el universo, la Segunda Ley es evidente por doquier.  El sol se está fatigando lentamente; las estrellas se están consumiendo e incluso explotando.  Es obvio que la Segunda Ley del desorden está aquí para quedarse.

La teoría del Big Bang contradice la Segunda Ley porque  requiere que las partículas se organicen y se adhieran a una escala cósmica.  No hay evidencia científica para esta declaración.  Es tanto como esperar que soltando una bomba nuclear en una montaña produjera ordenadas pilas de tierra en lugar de absoluta destrucción.  Lo que vemos en el universo es directamente opuesto a lo que esperan los cosmólogos evolucionistas.  Observamos un universo decadente cuyo orden de complejidad está en descenso.  La cosmología evolucionista desafía directamente estas grandes leyes de la ciencia.

   3. ¿Qué hubo antes del Big Bang?

Mientras algunos dicen que la materia y la energía son eternas y estuvieron siempre presentes, la pregunta permanece: ¿De dónde vino todo?  Tuvo que venir de una fuente externa.  ¿Cómo empezó?  Nuevamente, la respuesta es que una fuente externa lo inició.  Todo lo observado tiene un inicio y un fin.  La materia y la energía no son excepciones.  El principio vino de una fuente exterior: Dios.

4. ¿Es observable la expansión del universo?

Las ondas infrarrojas –el movimiento de la luz viniendo de objetos en el espacio hacia el final del espectro– son considerados como evidencia para la expansión del universo.  Sin embargo, hay unos 50 modelos para es proceso de expansión.  Hay confusión y poco consenso sobre este asunto.  Eso no es sorprendente.  Después de todo, uno esta tratando con un universo gigantesco a partir de un limitado marco de referencia.

No hay respuestas claras en este momento, sólo especulación creativa.  Esto es ilustrado por el concepto cosmológico para el comienzo –lo que ha sido calificado el «huevo cósmico»–.  Nunca observado, la idea del huevo cósmico para el origen del universo se devuelve en el tiempo y encoge toda la materia en billones de veces más pequeña que un solo protón.  La idea de que toda la materia y energía pudiera ser recogida en un lugar hace tambalear la imaginación y, por supuesto, no tiene fundamento empírico.  Aun así, hay modelos matemáticos que representan la precisa fracción de segundo cuando esto tuvo lugar.  Esto es presentado como un hecho científico y necesita ser desafiado.

«EN EL PRINCIPIO DIOS»
La cosmología del Big Bang desafía la Palabra de Dios.  La palabra hebrea para «creado» en Génesis 1:1 sólo podría significar que Dios creó todos los componentes del universo a partir de la nada.  Sabemos por Juan 1:1 que Dios, quien creó el universo, es la suma total de la racionalidad y la lógica.  El Big Bang, sin embargo, niega la racionalidad y los principios científicos largamente sostenidos.  Está demostrado que la evolución está basada en una sorprendente fe crédula.  No hay evidencia para estas declaraciones de gran alcance.

Todos los cuerpos celestiales llegaron a existir en el cuarto día de la creación, de acuerdo con la historia del Génesis.  La palabra hebrea para luces, maor, significa «luces luminosas».  Fue en el cuarto día que los hornos nucleares de las estrellas comenzaron a arder, produciendo calor y radiación al universo entero.  La primera luz no fue de las estrellas; fue de Dios.  En el primer día Dios dijo, «Sea la luz: y fue la luz» (Génesis 1:3).

La luz es parte del espectro electromagnético, la cual incluye rayos gamma, rayos X, ultravioleta, infrarrojos, microondas, y ondas de radio.  Cuando la primera luz tuvo lugar en el universo, estaba acompañada por esas otras formas.  El Creador, Jesucristo, quien llamó a la luz a existencia, más tarde, mientras caminaba sobre la tierra, relacionaría la luz con la vida eterna.  El dijo, «Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida» (Juan 8:12).

Los billones y billones de estrellas en el cosmos son una exhibición majestuosa.  ¿Cuál es el propósito de todas esas estrellas y cuerpos celestiales?  Las Escrituras señalan muy claramente que el propósito de la creación de las estrellas en el cuarto día fue que ellas fueran «señales para las estaciones, días y años» (Génesis 1:14).  Un enorme reloj astronómico que nunca falla fue formado por Dios en los cielos para que nosotros conservemos el orden y tengamos dominio sobre la creación de Dios.

No sólo tenemos un reloj para marcar las estaciones, los días y años, sino como Dios declaró, tenemos una «señal» para recordarnos Su eterna presencia –una marca en el reino celestial que aparece sin fin en tamaño y espacio–.  El cosmos está lleno con la evidencia de la gloria y soberanía de Dios.  Es una señal para que el hombre recuerde su posición en el tiempo y el espacio mientras investiga los cielos con sofisticados telescopios.  Nosotros simplemente caemos de rodillas sabiendo que hay uno, muchísimo más grande que nosotros, quien creó el magnífico universo.  La cosmología del Big Bang no es ciencia, sino una creencia que intenta negarle al Creador el propio reconocimiento por Sus más magnificas señales en el universo.

Levantad en alto vuestros ojos, y mirad quién creó estas cosas; él saca y cuenta su ejército; a todas llama por sus nombres; ninguna faltará; tal es la grandeza de su fuerza, y el poder de su dominio. –Isaías 40:26
  

 

 

 



 

EVIDENCIAS DE LA VIDA

 

Darwin reconoció que el registro fósil, como existía, tenía serios problemas.  Él admitió que el registro, como estaba entonces, ofrecía un argumento en contra de la evolución.  Darwin tenía la esperanza de que la continua exploración de fósiles revelaría más evidencias demostrando una ininterrumpida sucesión de formas de vida desde  simples hasta más  complejas.

Durante el tiempo de vida de Darwin, fue encontrado en Cambria, conocido también por su nombre clásico como Wales, un rico depósito de algunos de los fósiles mas antiguos  jamás descubiertos.  Es llamado la «Explosión Cámbrica».  Debido a su lugar en la columna geológica, sólo las formas más simples de vida deberían haber sido encontradas en la capa Cámbrica.  De acuerdo con la teoría, la roca en esta capa debería contener fósiles que nos dieran una percepción más clara sobre las primerísimas fases de la evolución.  ¡Sorpresa!  ¡Lo que se encontró fue totalmente inesperado!.  Los paleontólogos descubrieron lo que llamaron «explosiones» de formas de vida que aparecieron abruptamente, representando los mayores grupos de animales con estructuras corporales radicalmente diferentes.  Esto confundió el pensamiento evolucionista, porque diferentes y aun mayores complejos seres vivos aparecieron antes que los menos complejos.

Se dijo que los fósiles encontrados datan de lo que vino a ser llamado el período Cámbrico y haciéndolos entre  485 a 542 millones de años de edad.  Las rocas cambrianas han sido también encontradas en Utah (Estados Unidos), Canadá, Siberia, Groenlandia y China.  Durante la época de Darwin (a mediados de 1800) la capa de roca debajo del estrato Cámbrico se creyó que era más antigua aun y estaba carente de fósiles, porque se creía que el calor y la presión desde arriba habían destruido cualquier rastro de vida.  Esta sección comprende la mayor parte del Precámbrico, alrededor del 88 por ciento, de la Columna Geológica.

Más recientemente, se ha hecho un esfuerzo para dividir la roca pre-cámbrica en otras capas geológicas.  El período Ediacárico supuestamente precede al Cámbrico en el tiempo y tiene 542-635 millones de años de edad –una era en la cual fueron encontrados cuerpos suaves de organismos fosilizados o criaturas extintas parecidas a gusanos–.  Hay incertidumbre acerca de cuáles fósiles pertenecen al período Ediacárico.  Algunos de los que podrían pertenecer a este período son simples masas amorfas.  El período Ediacárico está contenido dentro de el Eon Proterozoico, la cual especulan los evolucionistas que está entre 542 millones y 2.5 mil millones de años de edad.  Los fósiles encontrados en el  Proterozoico son organismos microscópicos incluyendo bacterias, hongos, protistas (ameba, paramecio, alga) entre otros.  Los fósiles encontrados en esta era son totalmente parecidos a los que vemos hoy y pueden ser encontrados en cualquier otra capa.

Los fósiles Cámbricos son de cada tipo de cuerpos básicos.  Esto sucede porque son tan numerosos y aparecen tan abruptamente en el registro geológico que este hallazgo ha sido llamado la Explosión Cámbrica.  Organismos desde almejas de concha dura hasta moluscos y los extintos trilobites, e incluso pescado, han sido descubiertos en esta capa.  Esta amplia gama de organismos, todos encontrados en una capa, es un enorme problema para la tesis evolucionista que considera un lento cambio a través de eras, para todas las formas de vida en existencia.

 

EL GRAN PROBLEMA


Los fósiles totalmente formados, representando tantas clases de animales sin formas ancestrales menos complejas, presentan un tremendo problema para la evolución.  La teoría de Darwin afirma que toda forma de vida evolucionó desde lo simple a lo complejo, desde la molécula al hombre.  Pero en la capa Cámbrica, donde uno esperaría encontrar evidencia de fósiles con formas menos complejas –organismos en una más temprana etapa de evolución– ninguno ha sido encontrado.  Incluso si uno va más abajo a las siguientes capas, como la del Proterozoico, no aparecen fósiles que muestren alguna conexión con los organismos encontrados en la Cámbrica.  Nuevamente, la Explosión  Cámbrica no puede ser explicada por la evolución, mientras que los creacionistas interpretan esta capa como el registro fósil de esas criaturas que vivieron en el fondo del océano en tiempos del Diluvio.

 

EL SORPRENDENTE TRILOBITA


Los trilobitas son animales extintos de cuerpo suave que una vez se movieron a lo largo del fondo del océano y tuvieron características similares al cangrejo herradura.  Varían en tamaño desde 3 a 10 centímetros (1.2 a 3.9 pulgadas) y tienen una concha rugosa dividida por tres lóbulos diferentes, características por la cual fue puesto su nombre. Han sido encontrados unos pocos fósiles de trilobites que miden 72 centímetros, (2.4 pies);  estas criaturas son encontradas en la capa Cámbrica, acompañadas por muchas clases diferentes de criaturas.  Los evolucionistas se emocionan acerca de los fósiles de gran edad, particularmente el trilobita, porque es encontrado en la capa Cámbrica y se pensó que tendrían unos 500 millones de años de edad. Se podría suponer desde la teoría evolutiva que los trilobites, dada su edad putativa y lugar en la columna geológica, sería simple en su forma. No es así.

Como cualquier otro sistema vivo, los trilobites tienen una inherente complejidad.  Uno de los más reveladores ejemplos de complejidad encontrados en los trilobites es un ojo agregado, una característica encontrada en algunos, aunque no en todos los trilobites.  Este exclusivo ojo se caracteriza por un lente superior, el cual es calcita endurecida, y un lente inferior diseñado para corregir el patrón de rayos a un punto focal. Tiene receptores visuales en posiciones diferentes, similares al ojo compuesto de un insecto.  El ojo compuesto es también llamado esquizocroal y es uno de los mejores sistemas ópticos diseñados.

El diseño del ojo esquizocroal lo hace único entre los ojos; quizás hasta al punto de ser el mejor sistema óptico conocido en el mundo biológico.  Este diseño, de hecho pareciera exceder a las necesidades del trilobita.  El origen del diseño del ojo esquizocroal no es entendido por medio de ninguna causa natural conocida.  En cambio,  se entiende como pudo haber llegado a existir debido a una causa inteligente (diseño-creación), a través de un proceso que involucró una habilidad manipulativa extraordinaria.  Entre las hipótesis disponibles, la creación hecha por Dios es la  más razonable  para explicar el origen de la complejidad del esquizocroal del trilobita.

EL TESTIMONIO REAL DEL REGISTRO FÓSIL



Aleatoriedad
Las hipótesis evolucionistas sostienen que los organismos simples cambian a formas más complejas lentamente a través del tiempo.  Por esta razón, evolucionistas dividen el registro fósil en períodos teóricos, tales como el Cámbrico y el Eriacárico, para mostrar a partir de estos registros el progreso de la vida subiendo en la escala evolutiva.  Sin embargo, no está funcionando de esa manera.  Mientras más y más fósiles son descubiertos, estas divisiones teóricas están desapareciendo.  Los fósiles siguen apareciendo en los lugares equivocados, lo cual sugiere que el sistema tiene que cambiar. A medida que se descubren fósiles, es evidente que los organismos no son simples y que desafían, por su complejidad inesperada, las hipótesis de evolución relacionadas con el registro fósil.

Fósiles Vivientes
Los fósiles vivientes son fósiles de plantas y animales que no están extintos, sino que continúan existiendo hoy.  Por ejemplo, más del 84% de los insectos aun en existencia han sido encontrados en el registro fósil tan atrás como 100 millones de años según los evolucionistas.  Otros fósiles vivientes incluyen los siguientes:

  • El Nautilo de Recámaras

«Permanece esencialmente igual a sus ancestros de hace 180 millones de años… un eslabón viviente con el pasado».  National Geographic, Enero 1976

  • La Mantis Religiosa, fosilizada en ámbar, esta fechada como de hace 40 millones de años.
  • El Celacanto (latimeria chalumnae) se pensó que se había extinto hace 70 millones de años, pero fue encontrado vivo en la década de 1930 en las costas de Madagascar.


ES MÁS COMPLEJO DE LO QUE PIENSAS


Michael Behe, un bioquímico sin pelos en la lengua, está desafiando los fundamentos sobre los que descansa la evolución biológica.  Con la publicación en 1996 de La Caja Negra de Darwin (Darwin’s Black Box), presentó un desafió académico al pensamiento tradicional Darwiniano.  Como un bioquímico, comenzó a cuestionar cómo los pequeños microorganismos pudieron evolucionar a partir de componentes básicos.  Aunque él no es un creacionista bíblico, llego a la conclusión de que, dados los específicos detalles de esos sistemas vivos, no podrían haber venido de ningún proceso natural.  Esto lo condujo a la única alternativa que lo podría contestar: un Diseñador Inteligente externo.

La Bioquímica explica cómo todas las partes componentes de un sistema vivo trabajan juntas y cómo las moléculas actúan unidas. El microscopio de luz, llevado a sus límites, podría llegar hasta una décima parte del tamaño de una célula de las bacterias. Muchas de las subestructuras no se podían visualizar por completo, y muchas todavía estaban ocultas. En la década de 1950, con la ayuda del nuevo microscopio electrónico, la estructura celular tomó un nuevo significado. El microscopio electrónico tiene la capacidad, con la ayuda de un haz de electrones, de magnificar un objeto 500.000 veces.

Con la capacidad de ver la célula con tan increíble detalle, fueron descubiertas muchas nuevas estructuras subcelulares.  Michael Behe, en su libro, refleja el hecho de que cada una de esas subestructuras tiene su propio conjunto de instrucciones bioquímicas.  Tal detalle incrementó exponencialmente la complejidad de la célula.  Unos cien años después de Darwin, esta simple célula súbitamente se volvió inmensamente complicada, con un sinnúmero de sistemas todos entretejidos entre si para contribuir a la finalidad biológica total de sostenimiento de la vida.

MÁQUINAS MOLECULARES


Las máquinas moleculares de la célula son las proteínas.  Estas máquinas moleculares de proteínas son el material básico del cual están hechas las células.  Estas proveen estructura e interactúan químicamente con otras moléculas y partículas de la célula.  Las proteínas están compuestas de 100 o quizás más unidades de aminoácidos enlazados en diferentes secuencias para hacer una cadena muy larga.  Una cadena de aminoácidos, debido a que es tan larga, necesita la ayuda de una máquina molecular llamada chaperonina para que pueda envolverse en la forma tridimensional de una proteína.  Estas formas tienen su propia complejidad y son útiles para específicas funciones en la célula, como la estructura de un edificio o químicamente reaccionando con otras moléculas.

Es en estos detalles que la evolución falla miserablemente.  Las estructuras moleculares a partir de las cuales están hechas las proteínas han sido siempre un desafío.  Todavía hoy continúan dándole a los bioquímicos nuevas revelaciones de cómo trabajan los sistemas vivos.  Estas proteínas hacen las diferentes estructuras de la célula, las cuales incluyen el núcleo, la mitocondria, el ribosoma, la membrana de la célula, la vacuola y muchas otras.

Las células son móviles y se mueven con la ayuda de diferentes estructuras de proteínas.  Las células de bacteria se mueven en una variedad de formas. Una cola de movimiento, llamada flagelo, impulsa un tipo de célula bacteria.  Esta cola esta hecha de cientos de diferentes tipos de proteínas que funcionan justo como un impulsor rotacional moviéndose a una velocidad impresionante.  Behe sugiere que el mecanismo de remado del flagelo está hecho de tres subestructuras: el remo, una hélice, y un motor.  El flagelo de la bacteria es una maravillosa estructura diseñada con las siguientes características únicas:

  • La cola se mueve a 100,000 rpm.
  • Se mueve en dos direcciones: hacia adelante y en reversa
  • Reversa después de ¼ de vuelta
  • Controlada por ácido (protón)
  • Compuesta de al menos 40 partes operacionales
  • Motor rotativo refrigerado por agua


COMPLEJIDAD IRREDUCIBLE


Behe introdujo el concepto de «complejidad irreducible» para describir lo que el encontró en los innumerables microsistemas todos funcionando unidos dentro de una célula.  Encontró partes componentes tan simples como una molécula sincronizada con otras moléculas, como el mecanismo de ruedas de un costoso reloj suizo.  Justo como el reloj se detendría si uno de los engranajes fallaran –si una molécula fuera alterada en un elaborado sistema biológico– el organismo podría morir.  En palabras de Behe:

Por complejidad irreducible, quiero decir un sólo sistema compuesto de varias partes bien encajadas, interactuando para contribuir a las funciones básicas, donde la remoción de cualquiera de las partes causa que el sistema deje de funcionar efectivamente.

Este principio de complejidad irreducible puede ser visto en cada nivel de las funciones biológicas –desde las moléculas a las células, a los órganos, a los organismos–.  La simple cola de una bacteria unicelular, como esta descrita arriba, tiene al menos 40 partes móviles.  Si una de esas partes falla en su función, la cola dejaría de trabajar.  Sin la cola, la célula no podría moverse; y sin movimiento, la célula moriría por falta de nutrientes.

 

NO HAY LUGAR PARA LA EVOLUCIÓN


La complejidad irreducible constituye un poderoso argumento para el diseño.  Para que un sistema funcione, no sólo todas las partes son necesarias, sino que también se necesita de un conjunto de instrucciones para definir cómo deberían trabajar juntas las partes.  Para ensamblar una nueva cortadora de césped al sacarla de la caja, no sólo usted necesita todas las partes, usted necesita un manual de instrucciones (¡con muchas fotos mejor!) para armarla.  El ensamblaje de la célula es una tarea muchísimo más compleja que armar una cortadora de césped.  Las partes y el manual de instrucciones para la célula no se produjeron a sí mismos.  Ellos tuvieron que provenir de un diseñador divino, el Creador ,Jesucristo.

El estudio de la bioquímica demuestra cómo los materiales básicos en una célula u otro sistema vivo funcionan juntos.  Esta disciplina académica se especializa en los detalles de la vida y es usualmente enseñada en los más avanzados niveles de estudio de los universitarios o al nivel de los ya graduados en colegios de profesionales y universidades.  Es interesante notar que la evolución no tiene lugar en esta disciplina.  Muchos textos de bioquímica ignoran completamente la evolución.  Cuando es mencionada, usualmente lo es sólo de paso.  Por su naturaleza, la bioquímica trata con datos medibles, empíricos.  Busca fuera del orden y diseño en los sistemas vivos, un proceso que, si uno es de mente abierta, lo lleva a la deducción de que hay un Creador inteligente.  Esto, después de todo, fue la conclusión final de Behe:

La simplicidad que una vez se esperaba fuera el fundamento de la vida, ha sido probada ser un fantasma; en cambio, habitan dentro de la célula sistemas de complejidad supremamente irreducibles.  El reconocimiento resultante de que la vida fue diseñada por una inteligencia es una sorpresa para nosotros en el siglo veinte quienes hemos llegado a acostumbrarnos al pensamiento de la vida como el resultado de simples leyes naturales.

ADN DE UNA FUENTE SUPERIOR
Fue una noticia de primera plana de alcance nacional.  «El código genético de la vida humana ha sido descifrado por los científicos», el New York Times lo anunció el 27 de junio de 2000.  Esto marcó la primera vez en que la totalidad del código del ADN humano –los planos de la vida– habían sido establecidos.  Este enorme proyecto, formalmente llamado el Proyecto Genoma Humano, involucró cientos de científicos en un experimento de muchos miles de millones de dólares costeado por subsidios para investigación científica de varios países. Encontraron la exacta secuencia de 3.2 mil millones de «ladrillos de construcción» químicos ( abreviados con las letras A, T, C, y G) en el ADN humano.  Toda clase de beneficios maravillosos fueron predichos con este descubrimiento, incluyendo la cura para el cáncer.

Desafortunadamente, la prensa reaccionó muy rápidamente.  Ahora parece que se tiene un camino igualmente largo por delante, con muchos obstáculos difíciles de aclarar.  Lo que realmente estaba encubierto era similar a cuatro letras en una cadena de secuencia de 3.2 mil millones de pares.  Mucho trabajo tiene que ser aun hecho para entender el significado de esas letras.  El término «descifrar el código genético» implica que los científicos entienden qué significa el código.  El trazado del mapa de toda la información genética humana es un gran logro.  Pero ¿decir que ha sido entendido?  Esto no es más que una arrogante exageración hecha por la prensa.

Los científicos evolucionistas han concluido que de los miles de millones de bits de datos de los pares base de ADN, sólo un 5% son usados actualmente.  Mas allá de ese extremamente pequeño porcentaje el resto ha sido denominado como ADN «basura», o «sobras» de la evolución.  Este así llamado ADN «basura» es algo que no entendemos en el tiempo presente, pero a medida que la investigación continúe, podría revelar nueva sabiduría de su función genética.  Los creacionistas argumentan que el ADN «basura» es enormemente mal entendido y pudo haber sido usado para posibilitar un rápido ajuste biológico posterior al Diluvio.

En el presente, hay aun grandes vacíos de conocimiento que permanecen.  Para ilustrar esto más aun, los genetistas recientemente han encontrado que los genes pueden tener más de una función.  Por ejemplo, el gene Distal-less desarrolla las extremidades del ratón, del espino de mar, de gusanos espinosos y de gusanos de terciopelo.  El mismo gene produce diferentes estructuras.  Este fenómeno está siendo intensamente estudiado y es todavía un gran misterio.  Está claro, el código genético es extremadamente complicado.

¿COMO ES EL ADN?


James Watson, un biólogo americano, y Francis Crack, un médico británico en Cambridge, Inglaterra, identificaron la estructura molecular del ADN en 1953.  El ADN es el sistema de almacén de información fundamental de la vida.  Finalmente, el ADN es la misteriosa estructura química que controla todo organismo vivo revelado a toda la humanidad.  Toda la vida está controlada por una simple estructura de doble hélice .  Es como una minúscula escalera en espiral, donde estas escaleras están hechas por cuatro bases químicas: Guanina (G), Citosina (C), Adenina (A), y Tiamina (T).  Las ‘escaleras’ comprenden de dos hebras que conectan e intercambian desoxirribosa (un tipo de azúcar) y fosfato.  Esto explica el nombre de ADN: ácido desoxirribonucleico.

La molécula de ADN es muy larga, una microscópica cadena fina que está fuertemente atada.  Cuando se desenreda, se abre el cierre de la hélice doble, y los dos segmentos se abren, exponiendo la secuencia de cuatro bases de pares enlistados arriba.  Como la molécula es muy larga, la secuencia de pares base en cada lado lleva una inmensa cantidad de información.  Cuando ambos lados de la molécula de ADN se abren, los cuatro códigos base envían instrucciones desde el núcleo de la célula para construir proteínas. –La simplicidad de dos pares de bases es fascinante, ordenados en secuencia en una larga molécula y teniendo el potencial de contener la información a partir de la cual se deriva la vida–.

PROPIEDADES FASCINANTES



El ADN tiene extraordinarias propiedades, incluyendo las siguientes:

  • El ADN es un fino filamento que mide 0.000,000,002 metros de grueso en diámetro.
  • El ADN es tan pequeñito que si se fuera a medir desde la Tierra al Sol con su hebra, solo pesaria la mitad de un gramo.
  • El ADN en cada célula humana podría ser aproximadamente 2 metros de longitud si se desenrollara.
  • Si todo el ADN de un humano adulto fuera a ser desenrollado, se extendería 184 mil millones de kilómetros.  Esto es una inimaginablemente larga cadena molecular que iría al sol y volvería, una distancia de 310 millones de kilómetros (o 186 millones de millas), unas 596 veces.
  • Un ADN que pesara una cantidad equivalente a 1/15 de una estampilla de correo contiene todo el ADN necesario para hacer 5 mil millones de personas.
  • La información en el ADN de cada célula humana podría llenar 850 libros del tamaño de una Biblia.

 

¿CÓMO SE ALMACENA LA INFORMACIÓN?



La información esta derivada a partir del orden en los cuales las cuatro bases, o «letras» químicas aparecen.  Pero este orden no tiene sentido a no ser que sea decodificado por muchas máquinas decodificadoras, incluyendo el ribosoma.  Este es un verdadero problema de la gallina y el huevo: ya que las instrucciones para construir estas máquinas decodificadoras estan en el ADN pero, estas instrucciones no pueden ser decodificadas sin máquinas decodificadoras que ya existan.  

El código produce información genética para que las proteínas hagan su trabajo, haciendo células para que formen una planta, una rana, una tortuga, un ser humano o cualquier sistema vivo.  Hay al menos 50,000 proteínas diferentes en los sistemas vivos.  En el ADN, los pares base funcionan en tres grupos.  El código de información es dado en tríos, para producir aminoácidos.  Los aminoácidos entonces se adhieren, usualmente en miles, para hacer las proteínas esenciales para los sistemas vivos.

El centro de inteligencia de la célula es el núcleo, donde es encontrado el ADN.  La molécula de ADN es considerada el portador más grande de información conocida por el hombre.  Las diminutas moléculas de ADN están fuertemente enrolladas.  Por ejemplo, el cromosoma E. Coli tiene 300,000 giros en un espacio de 1 mm.  La  densidad de la información del ADN es un asombroso 1.88 x 1021 bits por cm3.  La suma de todo el conocimiento humano en todos los libros es 1018 bits.  Todas las bibliotecas del mundo combinadas nunca podrían igualar la cantidad de información en un centímetro cúbico, o 0.4 de una pulgada cúbica, de ADN.

La suma total del conocimiento actualmente guardado en las librerías del mundo esta estimado en 1018 bits.  Si esta información pudiera ser guardada en moléculas de ADN, uno por ciento del volumen de una cabeza de alfiler seria suficiente para este propósito.  Si, en cambio, esta información fuera almacenada con la ayuda de mega chips, necesitaríamos una pila más alta que la distancia entre la tierra y la luna.

 

ADN: AUTO-REPLICACIÓN


El ADN no sólo es una magnifica máquina de información, también tiene una fenomenal precisión de réplica.  Después de todo, su función básica es transmitir información genética con el propósito de continuar los procesos vivos.  Como las células hacen cada organismo vivo, es de extrema importancia que la información no se pierda en el proceso de duplicación.  Las células, después que se dividen, tienen que tener idénticamente toda la información genética, sin ninguna transferencia de errores.  Para duplicarse, la molécula de ADN en una célula de bacteria, se decodifica a una increíble velocidad de 10,000 revoluciones por minuto.

La estructura de las bases proporciona los medios para la duplicación de la información, así como la célula se divide de un padre a una criatura.  La letra A de un hilo siempre hace pareja con la T de la otra, y viceversa; y la G siempre hace pareja con la C.  Así que cada hilo de ADN puede ser copiado para hacer otro.  Aquí  también, hay máquinas complejas que se necesitan para copiar, en particular el ADN polimerasa.  Esto es otro problema ya que las instrucciones para construir ADN estan también almacenadas en el ADN, pero no pueden ser pasadas a la próxima generación sin haber pre-existido máquinas copiadoras.  Esta réplica es también muy certera, gracias a las máquinas que revisan errores:

La réplica es tan precisa, que puede ser comparada a 280 funcionarios copiando de manera secuencial la Biblia entera, cada uno a partir del anterior, con (como mucho) una sola letra sería transpuesta erróneamente en el proceso entero.

Una vez más, hay el problema de la gallina y el huevo ya que las instrucciones para construir las máquinas que revisan los errores están almacenadas en el ADN.  Por lo tanto, sin estas pre-existentes máquinas de revisar errores, estas instrucciones serían degradadas cuando el ADN es duplicado.  Esto podría llevar a peores máquinas que revisan y permitir una degradación de las instrucciones, causando más adelante máquinas mucho peores.  Esto sería un error catastrófico.

SÓLO A PARTIR DE UNA FUENTE EXTERNA INTELIGENTE


El código del ADN contiene información que es traducida en un programa para hacer una proteína específica.  La proteína esta hecha para llenar una necesidad biológica para que entonces el sistema vivo pueda funcionar.  Hay una transferencia molecular de información desde la molécula de ADN, la cual está programada para tener el conocimiento total de las necesidades de todo el sistema vivo.  Los bioquímicos han clasificado este maravilloso proceso como «el lenguaje de la vida».  Es evidente que el sistema de información para la vida es una maravilla.  El hecho es que el ADN esta diseñado con tan extrema inteligencia que sobrepasa por mucho lo que el hombre ha hecho y lo que puede hacer en el futuro.  La cantidad de información almacenada y la forma en que es reproducida no es otra cosa que un milagro.

El código revela un lenguaje que está en cada gene. La complejidad de este lenguaje, como se menciono arriba, excede por mucho todo el conocimiento humano.  No podría venir de una fuente material. Esta clasificado como un lenguaje pero no como un lenguaje de computadora.  Uno consideraría ridículo asumir que el programa de computadora vino del chip de la computadora.  Cada lenguaje de computadora fue hecho por una fuente externa.  El lenguaje usa una más elevada forma de inteligencia conceptual.

El ya fallecido, Dr. Wilder Smith demostró en una simple ilustración la naturaleza absurda de la idea evolucionista de que la vida llegó a ser a partir de materia inerte.  Comparó la afirmación de que la vida pudo ser producida desde la materia inerte con la idea de que un libro en blanco produjere letras en sus páginas.  En el caso del libro, una vez que las 27 letras son producidas, ellas tendrían entonces que combinarse de manera aleatoria para hacer las palabras.  Estas palabras se mezclarían aleatoriamente para producir frases expresando pensamientos completos.  El proceso aleatorio continuaría hasta que fuera formado un párrafo.  Después de eso, los párrafos se combinarían aleatoriamente para hacer los capítulos y, finalmente, el mismo proceso aleatorio produciría el producto final, el libro.  Esto no es probable.

Es obvio que los libros son el producto de una inteligencia exterior y que el lenguaje es usado para plasmar la información.  Pero la evolución ofrece el irracional argumento de que el código de ADN vino del azar.  La ilustración del Dr. Smith deja en claro que el código del ADN tuvo que originarse a partir de una fuente de inteligencia exterior quien tiene un plan y usará las letras para darnos palabras o proteínas.  Estas proteínas se combinan y forman oraciones completas –o células–. Estas células se combinan y forman párrafos –o tejidos–.  Estos tejidos se agrupan para formar capítulos –u órganos–. Y el paso final… estos órganos se agrupan para formar el libro –u organismo–.  Todos estos pasos están programados por una fuente exterior, justamente como un autor escribe un libro.

No hay hombre en el universo que pudiera idearse este maravilloso y sorprendente diseño de la vida.  La evidencia es clara.  La complejidad de cada sistema vivo, debido a su naturaleza, apunta a Dios.  Está escrito en nuestros genes que hay un Dios… así que no tenemos excusa.

 

¡ESTADÍSTICAMENTE IMPOSIBLE!


Como se menciono arriba, la molécula de proteína agrega estructura y función a cada célula viva.  Es una molécula larga que contiene muchas otras sub-unidades de moléculas todas agrupadas y adheridas.  Estas sub-unidades de moléculas son llamadas aminoácidos y están compuestas principalmente de los elementos nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, y carbón.  

Hay veinte clases de aminoácidos involucrados en las plantas vivas y animales.  Una proteína típica, tendrá entre 100 y 300 aminoácidos conectados en una secuencia determinada.  Estas secuencias de aminoácidos dan a la proteína su forma y su potencial para funcionar como una unidad básica de un componente de la célula.

Debe ser notorio que 19 de 20 tipos de moléculas de aminoácidos tienen a su vez otra imagen que es exacta, como una imagen en un espejo.  Justo como la mano derecha de uno es una imagen de la mano izquierda, así mismo los aminoácidos tienen un lado izquierdo y uno derecho de su estructura molecular.  Si estos aminoácidos fueron realmente formados en una forma aleatoria, como los evolucionistas creen, estos deberían ser en una mezcla de 50-50 (racémica).  Sorprendentemente, todas las cosas vivientes observables están hechas de aminoácidos del lado izquierdo.

La proteína es codificada con información basada en la secuencia de sus aminoácidos.  Diferentes secuencias producen diferente información, la cual, de continuo, permite a la proteína desempeñar varias funciones.  Esto funciona porque el ADN opera con varios códigos de lenguaje. El código operativo mas conocido en el ADN es el de producir proteínas: cada secuencia de tres letras es llamado codón, código para una ‘letra’ de proteína o aminoácido, o para empezar o terminar de hacer la proteína.  

La secuencia de los aminoácidos comienza en el ADN de la célula.  Debido a que el ADN empieza el proceso, es muy a menudo llamada, la información del centro de la célula.  La gran pregunta es: ¿De dónde recibe la molécula de ADN su información?  La respuesta es obvia –de una fuente exterior– un Creador inteligente.

LA PROTEÍNA IMPROBABLE


Una simple proteína tiene que tener al menos 100 aminoácidos adheridos juntos en una secuencia establecida.  Hay veinte aminoácidos de dónde escoger, y asumiendo que ellos estaban disponibles en número, la probabilidad para la formación de una molécula de proteína sería imposible.  La probabilidad llega a ser un asombroso chance de uno en 10115.  Esto es 1 seguido por 115 ceros.  Este número imposible de imaginar excede completamente la probabilidad estadística. La Ley de Borel (ley universal de probabilidad) asegura que todo aquello que es inferior a 1 de cada 1050 no tiene probabilidad  de suceder.

Hay un 50% de posibilidad que los aminoácidos sean del lado derecho o del izquierdo.  Todas las moléculas de proteínas tienen amino ácidos del lado izquierdo.  Si un aminoácido del lado derecho se agregara, podría ser extremadamente tóxico para el sistema vivo.  Con esta nueva variable añadida a los cálculos de arriba para la probabilidad estadística de la formación de una proteína, uno es confrontado con un problema aun mayor.  Dado el criterio de que no sólo todos los 100 amino ácidos tienen una secuencia específica, sino que ellos son todos del lado izquierdo y todos adheridos sobre el lado izquierdo, la probabilidad de que esto ocurra da un resultado de 1 en 10145. Este último cálculo demuestra abrumadoramente el enorme problema que la evolución tiene en lograr que la materia inerte forme una proteína.  La improbabilidad estadística para que el siguiente paso, la formación de una simple célula a partir de todas estas improbables proteínas, está más allá de poder ser comprendido.

BUSCANDO AYUDA EN LOS CIELOS


Cuando se enfrentan estas frías, duras estadísticas, ¿qué probabilidad tendria la evolución de ocurrir?.  Francis Crick pronunció que la vida misma  se puede comparar a un ‘milagro’.

Un hombre honesto, lleno de todo el conocimiento que poseemos en el mundo hasta ahora, podría asegurar en cierto caso, que el origen de la vida pareciera ser (hasta ahora) casi un milagro, son tantas las condiciones que hay que satisfacer para poder lograr que existiera.

Por consiguiente algunos evolucionistas miraron hacia el cielo por respuestas y se les ocurrió la idea de «Panspermia Dirigida».  Francis Crick, ayudó a popularizar la hipótesis de que alguna clase de inteligencia extraterrestre, ayudada por un OVNI, cargo esporas de vida a la tierra.  La mayoría de los evolucionistas encuentran esto nada más que una fantasía.  En el mundo real, sin embargo, hay la esperanza de que un asteroide o un viaje al planeta Marte pudieran revelar una forma de vida que hubiera logrado llegar a la tierra intocable y lista para ser incubado.

De todos modos, esto no es solo algo que no es científico, sino que solo remueve el problema hacia los confines intocables del cosmos lejano.

 

DE ESPECIE A ESPECIE


Investigadores han, por medio del mejoramiento genético, cambiado una mosca de la fruta de dos alas a una de cuatro.  La mosca de la fruta de cuatro alas constantemente reproduce moscas de cuatro alas.  Pero aunque una nueva variedad ha sido producida, no es una nueva especie.  La mosca mutante continua siendo una mosca de la fruta.  De hecho, la mosca de la fruta de cuatro alas es una forma mas débil.  El segundo par de alas no ayuda a la mosca sino que le es de impedimento.  Su habilidad para despegar su vuelo se ha entorpecido peligrosamente.

Habiendo sido selectivamente producida en el laboratorio, esta especie no sobrevivirá sin el cuidado y la asistencia de los investigadores.  Éste es un pobre ejemplo de evolución por mutación.  En conclusión, las mutaciones siempre debilitan un organismo y nunca cambian a algo más.  La mosca de la fruta sigue siendo mosca de la fruta.

¿MUTACIONES BENEFICIOSAS?


La anemia drepanocítica –o falciforme–  es frecuentemente presentada como un ejemplo de mutación favorable por los evolucionistas.  Esto sucede porque aquellos que la tienen, presentan cierta resistencia a contraer malaria.  La anemia falciforme se origina en una mutación en la molécula de la hemoglobina encontrada en las células rojas de nuestro cuerpo.   Esta mutación altera la forma cóncava normal (cóncava en ambos lados) de los glóbulos rojos. Al presente, esto afecta a millones de personas al rededor del mundo; en Estados Unidos solamente hay al rededor de 70,000 casos de anemia drepanocítica.  

La anemia drepanocítica es un desorden de la sangre hereditario que es muy común entre las personas que tienen antepasados provenientes de África o India, regiones en donde los brotes de malaria han cobrado muchas vidas.  Sin embargo, aquellos que tienen un gen de células drepanocíticas y un gen de la hemoglobina sana (es decir, son heterocigóticos en este rasgo) tienen síntomas mínimos de anemia drepanocítica, pero también tienen resistencia a la malaria. Así que ya que el gen mutante beneficia a su poseedor, se trata de una mutación beneficiosa por definición. Sin embargo, como se verá, esto es irrelevante para la evolución.

 

DEFINITIVAMENTE UN DEFECTO


Incluso esta mutación beneficiosa de células drepanocítica es definitivamente un defecto..  No hay sustituto para la óptima forma bicóncava de las moléculas de la hemoglobina.  Esta forma tolera cualquier movimiento rápido y esta diseñada de una manera perfecta y  efectiva para la transferencia de oxígeno a cada célula del cuerpo.

En el caso de la anemia de células drepanocíticas –o celulas falciformes– (SCA por sus siglas en inglés), el ADN que producen las proteínas para hacer la hemoglobina de las células rojas de la sangre en realidad transfiere un error de codificación. Este error o defecto genético produce moléculas de hemoglobina que se pegan entre sí cuando se libera oxígeno a los tejidos. Las moléculas de hemoglobina defectuosos forman cadenas rígidas largas que distorsionan completamente la forma de los glóbulos rojos. Algunos de estos glóbulos rojos deformados en realidad forman una forma de media luna distinta y se ven como 'hoces', de ahí el nombre de ‘células drepanocítica'.

Estas células rojas distorsionadas crecen en tamaño y pueden obstruir los capilares, lo cual limita la transferencia de oxígeno y causa dolor severo en las extremidades y a través de todo el cuerpo, incluyendo el pecho.  También esta ligado a la falta de aire al respirar, infecciones, daño en los órganos y en algunos casos severos pueden causar la muerte.  Es también de señalar que las células roja de la anemia drepanocítica mueren prematuramente debido a su forma grande e inestable.  Una célula roja normal duraría 120 días mientras que una célula de anemia drepanocítica solo sobrevive 10 a 20 días.  Los pacientes con esta enfermedad necesitan a menudo transfusiones de sangre para reemplazar la pérdida de hemoglobina.

De todas formas, una persona heterocigótica con anemia drepanocítica usualmente no tiene que necesariamente desarrollar anemia.  Pero cuando el parásito de malaria (Plasmodium) invade una de sus células en la sangre, causa que la hemoglobina se enferme y deforme las células de la sangre.  El bazo detecta esta célula defectuosa y la destruye junto con el parásito.

Es importante notar que esto no tiene nada que ver con la evolución de características mas complejas.  Por ejemplo, es más similar a una guerrilla en contra de un ejercito invasor, quizás la guerrilla pudiera destruir solo un puente por el cual el ejercito cruza.  Ahora el país es mas pobre por un puente perdido.  De todas maneras es «beneficioso» para el país destruir al enemigo.  Así, es similar a una persona que destruye el parásito de malaria pero pierde las células de la sangre en el proceso.

En otro caso, la resistencia a la malaria al costo de un peligroso desorden en la sangre que lleva a una muerte prematura, no confirma la idea de Darwin de que las especies evolucionan con el tiempo.

MUTACIONES BENEFICIOSAS «EXCESIVAMENTE RARO»


Las estadísticas sobre mutaciones a lo largo de décadas, muestran que hay muy poca información como para desarrollar una teoría que indique que este proceso de evolución muestre mutaciones beneficiosas.  Primero, como ya se mostró, los ejemplos que utilizan de mutaciones beneficiosas son destructivas.  También, el fallecido Motoo Kimura, un biólogo matemático japonés, introdujo en el año 1979 un método estadístico para manejar información sobre mutaciones en los genes.  El claramente demostró que la mayoría de las mutaciones son neutrales en su efecto y es su gráfica representativa hay muy pocas mutaciones letales y no hay representada ninguna que sea beneficiosa ya que su número es muy pequeño para ser matemáticamente significativo.  De acuerdo a J.C. Sanford, un genetista de la universidad de Cornell quien inventó el sistema de administración de partículas biolístico, «gene gun» en inglés, las mutaciones benéficas son «excesivamente raras».

El desarrollo de resistencia por parte de las bacterias a los antibióticos es a menudo utilizado por los evolucionistas como otra prueba de evolución a través de mutaciones beneficiosas.  Un análisis muy cuidadoso muestra todo lo contrario.  Cepas mutantes de bacteria que mostraron resistencia a los antibióticos son entorpecidos por una degradación de la información genética, lo que significa que se han vuelto más débiles con el tiempo.  «Claramente, la buena forma de algunas de estas cepas es permanentemente reducida (a veces dramáticamente),  y los evolucionistas han (como de costumbre) ignorado estos efectos en su desesperada urgencia para promover la restistencia a los antibióticos como un ‘platillo de Petri’», de acuerdo al microbiólogo  Dr. Kevin Anderson.    

 

ESTADÍSTICAMENTE INSIGNIFICANTE


El Dr. Jerry Bergman buscó información sobre el término ‘mutaciones beneficiosas’ en dos bases de datos de revistas biomédicas que contienen 18.8 millones de registros.  Mientras el término ‘mutación’ salió más de 453,732 veces, la frase ‘mutaciones benéficas’ fue utilizada unas 186 veces, una estadística insignificante de (.041 porciento), la cual concuerda con el análisis estadístico del Dr. Kimura.  Así como Bergman buscó mas a fondo, encontró que las tan llamadas ‘mutaciones beneficiosas’ siempre están envueltas con una perdida de información genética.  El concluyó: «No ha sido localizada una sola muestra clara de información mutante con crecimiento. En conclusión, la búsqueda en la biología molecular muestra que no hay documentadas ninguna ganancia de información en mutaciones».

Quizás la mejor manera de resumir el pensar evolucionista (con una fe ciega) sobre ‘mutaciones beneficiosas’ es con las propias palabras de Sandford, «En conclusión, las mutaciones aparentan ser abrumadoramente dañinas, e inclusive cuando alguna pudiera ser clasificada como beneficiosa en algún sentido, es todavía parte de un desglose general y escases de información».

 

NINGUNA NUEVA INFORMACIÓN


Un principio básico de la información debe ser violada por la evolución para ser verdad.  Para que un organismo evolucione en escalones desde lo simple a lo complejo, tiene que haber un incremento de información genética.  Cuando las mutaciones tienen lugar, sin embargo, hay un intercambio de información o confusión de la información, pero nunca un incremento.  El sistema está limitado a lo que tiene, por lo tanto, no puede crear nuevos códigos.  Más frecuentemente, el intercambio de información lleva a pérdida de información.  La pérdida de información genética es consistente con la ley universal de entropía.

Puede ser observado que errores en el código genético son pasados a través de generaciones.  El ritmo en las mutaciones es muy rápido como para dar espacio a la evolución en millones de años.  Hay entre 100 a 300 errores en el deletreo de nuestro código de genética pasados de una generación a la otra.  Esto pudiera parecer insignificante cuando consideramos que el genoma humano contiene 3 mil millones de letras.  De todas maneras, la raza humana tiene seis mil millones de personas, lo cual significa que algunos 600 mil millones a 1.8 trillones en errores genéticos por generación.

 

LA CARGA GENÉTICA


Si se incluyen otros tipos de mutaciones, tales como textos borrados, inserciones, duplicaciones y mutaciones de la mitocondria entre otros, el número de mutaciones individuales sería de 1,000 veces más por cada persona en toda la población.

Como resultado, nuestro legado genético esta siendo corrompido.  A este fenómeno de la acumulación de mutaciones, es mas bien conocido como ‘carga genética’.

De acuerdo con el Dr. Sanford, «La opinión general entre los genetistas es que al presente la raza humana está degradando genéticamente, debido a una acumulación rápida de mutaciones y una relajada presión de la selección natural».  La decadencia de nuestra forma como especies esta tomado un ritmo de uno o dos porciento por generación, según Sanford.

Tal ritmo en la decadencia del código genético hace un contraste con los seis a siete mil millones de años que tomó para la evolución del hombre de acuerdo al modelo evolucionista.  Todo esto va más de acuerdo con el tiempo bíblico de 6,000 años.  Esta cadena de tiempo va determinada a utilizar un decaimiento biológico que fue construido a partir de la degradación genómica.  

No hay tiempo para la evolución tomar lugar con este tipo de degradación genética.  La raza humana esta sujeta a mas variaciones de dolencias y enfermedades mientras mas aumenta la ‘carga genética’.  El hombre tendrá que trabajar mas duro en contra de la ley de entropía para mantenerse vivo.  El deterioro genético ciertamente excluye la idea de una evolución que progrese en ascendencia por la cual nos movemos de pequeñas moléculas y organismos hasta llegar al hombre.

ADN DE UN CHIMPANCÉ Y DE UN HUMANO


Ha habido una gran inversión de tiempo, energía y dinero para el propósito de desarrollar tecnología mas avanzada para investigar el ADN de las plantas y animales.  La habilidad de aislar alfabetos genéticos completos en secuencias, sin ninguna duda comienza a darnos una mejor comprensión del proceso bio-molecular.  Los evolucionistas están a la puerta ansiosamente esperando para decir «Yo te lo dije, que un cambio lento en nuestro código de genética fue como los humanos llegamos aquí después de todo».

El 9 de octubre de 2006, la portada de la revista Time mostró a una cara juvenil de un mono justo encima del hombro de un infante, con el título provocador, «Cómo nos convertimos en humanos. Los chimpancés y los humanos comparten casi un 99 porciento del ADN.  Nuevos hallazgos revelan como podemos ser tan parecidos, y tan diferentes a la misma vez».

De hecho, el 99 porciento de la reclamación de similitud es basado en investigaciones selectivas y obsoletas.  La verdadera secuencia de similitud es desconocida, pero estudios mas recientes han encontrado diferencias dramáticas que desmienten el 1 porciento del mito.  Pero aún si la diferencia fuera del solo un porciento, ¿significaría esto que el hombre y los monos so casi iguales?.  Dado que hay 3 mil millones de letras en nuestro ADN, esto podría significar 30 millones de diferencias.  Como un escritor de Smithsonian admitió, «solo un pequeño porcentaje de puntos significan una gran diferencia entre las especies».  

Nadie va a estar en desacuerdo, después de una visita al zoológico, que los chimpancés se parecen más a nosotros que cualquier otro animal.  Ellos poseen un nivel de inteligencia alto y tienen un complejo sistema social en el reino animal pero, hay una diferencia real entre la gente y los primates.  Las diferencias físicas pueden existir pero, las diferencias son tan grandes que nunca se podría llegar a confundir un humano con un simio.  Las proporciones entre el largo de los brazos y piernas, la apariencia del cuello, el cráneo, la pelvis, las manos y las estructuras del tejido blando (incluyendo los labios), claramente distinguen al humano sobre cualquier otra especie.  Internamente, nuestras proteínas son 71 porciento diferentes en comparación a un chimpancé.  Nosotros poseemos 46 cromosomas mientras que los chimpancés tienen 48, además nuestros cromosomas Y son radicalmente diferentes.

 

MÁS QUE EL  CÓDIGO MISMO


El punto mas importante de comparación entre la secuencia genética no es que tan similares son los genes, sino como estos genes actúan o son expresados.  Aún secuencias similares de genes pueden actuar diferentemente por su interacción con otros genes.  Nuestra apariencia física, por ejemplo, es controlado por unos pocos genes.  El largo y forma de nuestra nariz, cejas, aspecto, el color del pelo y los ojos, etc., son todos controlados no por un ‘ejercito’ de genes, sino por las ordenes de unos pocos genes los cuales trabajan en la dinámica de la armonía.  Un cambio dramático no necesariamente tiene que ser orquestado directamente por el ADN.

 

CAMBIO FÍSICO SIN DIFERENCIA DEL ADN


Giuseppe Sermonti, un distinguido genetista de Italia, argumentó que pudiera ser que no sólo el ADN es el que determina la naturaleza y estructura de los organismos vivientes.  Hay una caja negra entre el ADN y el propósito y función total de un organismo.  Evolucionistas seculares quienes suponen que cambios en el ADN explican la evolución, necesitan prestar atención al elocuente aviso de Sermonti, quien puntualizó: «Mi opinión es que el problema es mas bien como el organismo hace uso del ADN, haciéndolo trabajar o manteniéndolo en silencio, y como selecciona las áreas de interés.  El ADN no es el punto de partida».   Sólo porque nosotros encontramos el genoma completo, no significa que podamos entender cómo el ADN funciona.  Sermonti señaló que todavía tenemos grandes misterios que explorar en la búsqueda por entender cómo el ADN determina quienes somos.

 

DISEÑADOR COMÚN , NO ANCESTRO COMÚN


Los evolucionistas sostienen que organismos con diseños similares tienen que descender de un ancestro común.  Este argumento puede ser desafiado con esta pregunta, ¿La similitud significa que venimos del mismo ancestro o significa que fuimos creados por el mismo diseñador?  Ese diseñador sería el maestro creador, quien pudo producir un excelente diseño para cada especie en el universo físico y viviente.  Ese diseñador tendría que haber sido un diseñador perfecto quien conoce todas las cosas y por consiguiente escogió el diseño final, un diseño universal que puede ser utilizado con la más grande eficiencia para mantener toda la vida.  La evidencia apunta a un magnifico, inteligente Creador.

Por ejemplo, usted podría notar que un concesionario de autos tiene una amplia selección de autos.  Todos los autos tienen cuatro ruedas, un motor interno de combustión, volante, y muchas otras características comunes.  ¿Alguna vez se ha preguntado usted si el diseño común significara que habría un descendiente común?  En otras palabras, ¿evolucionaron los autos por sí mismos sin ninguna ayuda exterior?  Esto, por supuesto, es ridículo, porque todos sabemos la enorme diligencia que fue necesaria para el diseño de cada modelo de auto.  A pesar que sus características básicas son las mismas, ellos tienen muchas otras cualidades únicas que los hacen atractivos a los potenciales compradores.  Cada modelo de auto comenzó con un diseño planeado y un creador externo inteligente.

Como hay diseños finales que funcionan para el propósito exacto por el cual ellos fueron creados, uno podría esperar ser testigo de patrones repetitivos en el universo.  Entre más repetitivo es un diseño, más cercano esta a la perfección.  Lo observamos en la naturaleza, por ejemplo, muchos animales que tienen extremidades –tales como piernas, brazos o dedos–.

¿Significa la similitud que venimos del mismo ancestro?  La evolución sostiene que todos los organismos han descendido de un ancestro común.  La creación sostiene que todas las cosas vivas vienen de una fuente común, y son creadas por un Creador quien configuró un diseño final para el universo… y todo lo que está en él.

Porque en Él fueron creadas todas las cosas… todo fue creado por medio de Él y para Él. Colosenses 1:16

 

 

 



 

EVIDENCIAS EN LA TIERRA

 

Cómo comenzó la tierra (y otros planetas) es todavía una pregunta abierta en los círculos evolucionistas. Los evolucionistas concuerdan en que la tierra fue formada hace unos 4,600 millones de años, empezando de un estado gaseoso muy caliente y eventualmente enfriándose.

Los creacionistas sostienen que la tierra comenzó con el Creador, quien milagrosamente formó la corteza de la tierra en el tercer día separando la tierra y el agua, como esta expuesto en Génesis:

Dijo también Dios: «Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco.»  Y fue así.  Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares.  Y vio Dios que era bueno. Génesis 1:9-10 

Los evolucionistas critican a los creacionistas por lo que ellos consideran una irracional y poco inteligente fe en la Palabra de Dios.  Los críticos fallan en reconocer que la Palabra de Dios es el «Logos» (Juan 1:1), la «inteligencia» del universo.  Génesis 1:9-10, arriba, demuestra esto.  Enfatiza en la separación de la tierra y los mares, lo cual puede también ser entendido como la separación de la masa sólida de tierra y del agua.

Los científicos en química definen la formación de los cristales como un proceso en el cual las sales que están disueltas en líquido se separan y forman un cristal sólido en determinadas condiciones. Es interesante notar que el granito es una roca hecha de cuatro diferentes tipos de minerales, cada uno con una única estructura cristalina.

Uno podría lógicamente proponer, que al separar Dios la tierra de las aguas, fueron formadas masivas estructuras de rocas fundamentales.  Nadie puede estar seguro, porque ninguno conoce exactamente el proceso que Dios usó.  Sin embargo, la propuesta basada en que Dios usó la separación de lo sólido a partir del agua tiene más sentido científico que el gas caliente de los evolucionistas.

El proceso por el cual son hechas las rocas y los minerales –la separación de lo sólido y el agua– puede ser observado hoy.  Las rocas vienen del magma de la tierra, el cual es un fluido fundido dentro de la tierra.  El magma está compuesto por varios metales y oxígeno.  Junto con estos componentes está encapsulado el vapor bajo una tremenda presión y calor.  Para que el magma se vuelva roca, tiene que enfriarse saliendo a la superficie.  El calor del magma hace que la roca que esta encima se derrita, permitiendo que el magma se acerque a la superficie.  El magma se enfría antes de romper la capa superior y forma una dura roca cristalina.  El granito es un gran ejemplo de esta formación de roca.  Otra forma que el magma viene a la superficie es por la explosión de un volcán.  El magma, una vez que rompe abruptamente la superficie de la tierra, es llamado «lava».  Esta sale del volcán con una gran cantidad de vapor y mientras fluye sobre la superficie de la tierra, comienza a enfriarse y eventualmente a endurecerse.  «Obsidian» es un ejemplo de roca formada de la lava.

Es importante notar que el vapor encapsulado tuvo un rol importante en la formación de las rocas cristalinas.  Los minerales que fueron formados pasaron a través de un complicado proceso, combinándose y recombinándose, hasta formar una estructura química estable.  Mientras los minerales se enfriaron, la separación del agua y lo sólido continuó hasta que diferentes clases de minerales se mezclaron, formando las rocas que observamos hoy.  Es obvio en la formación de un tipo básico de roca, que hay separación del agua y lo sólido.  Esto es un hecho científico observado.

Cuando miramos la corteza de la tierra –esta masiva placa exterior– podemos solamente maravillarnos de la fuerza creadora que la hizo.  ¿Es el resultado de aleatorias colisiones elementales, las cuales a través de millones de años formaron las rocas que vemos hoy? O, ¿es esto evidencia de la ejecución de un diseñador inteligente?  ¿Nos dejó Dios a propósito un modelo de formación de roca en el magma y la lava de la tierra que nos llevara a Su Palabra?, ¿Es el principio de separación de lo sólido a partir del agua, o «tierra» y los «mares», una más inteligente alternativa que la que nos han enseñado hoy? La evidencia habla fuerte y claramente y apunta a un Dios Creador.

¿QUÉ NOS DICEN LAS ROCAS ACERCA DEL DILUVIO?
Las rocas contienen evidencia importante acerca de los orígenes de la tierra.  Los Geólogos clasifican las rocas en tres tipos básicos, basados en los procesos por los cuales las rocas son formadas.  El primer tipo son las rocas ígneas, las cuales son formadas por el magma.  Si el magma alcanza la superficie de la tierra, se convierte en la lava que se derrama en los volcanes.  Una vez que las rocas alcanzan la superficie, estas están sujetas a factores ambientales tales como el viento, la lluvia, e incluso eventos catastróficos (como el Diluvio universal).  Estos factores causan que las rocas se fracturen en pequeñas piezas que llegan a adherirse (como un cemento) todas juntas.  El cemento está hecho de químicos que, cuando son mezclados con agua, se endurecen en un corto período de tiempo.  Las rocas que están hechas de pequeñas fracturas o sedimentos son clasificadas como sedimentarias. El tercer tipo de roca son las metamórficas –rocas que han cambiado dramáticamente a una nueva composición química–.  Por ejemplo, la piedra caliza cambia a mármol cuando es puesta bajo tremendo calor y presión.

Un grupo de preguntas básicas aparece cuando uno considera el proceso requerido para formar estas tres clases de rocas. Las respuestas ofrecidas por los modelos evolucionistas dejan espacios que no pueden ser llenados en la búsqueda de conclusiones inteligentes. El modelo del catastrófico Diluvio universal ofrece una explicación más racional y coherente para responder a estas preguntas básicas.


1. ¿Cómo se endurecieron las rocas sedimentarias?




Las rocas sedimentarias necesitan agua para cementar juntas las delgadas partículas de sedimentos.  ¿De dónde vino el agua?  Los evolucionistas resuelven este dilema ondeando la varita mágica del «tiempo».  Ellos insisten en que los sedimentos fueron vertidos en ríos, lagos, y océanos los cuales después cayeron al fondo que se acumularon en capas.  Después de muchos años, esos sedimentos se endurecen en capas, endureciéndose primero las que están en el fondo.  El problema con esta teoría es que hay camas de rocas sedimentarias por todas partes altas de la corteza terrestre.  La mayoría de las grandes cadenas montañosas son hechas de rocas sedimentarias.  ¿Cómo fue que todos esos sedimentos se acumularon y llegaron a cementarse para hacer imponentes montañas?  La respuesta lógica es un Diluvio universal.


2. ¿Hay alguna alternativa diferente al tiempo como mecanismo de formación de las rocas?

¡Sí!  La formación de las rocas puede ser explicada por medio de dos procesos, compactación y cementación, ambos pudieron haber ocurrido dentro de un año después de que las aguas del Diluvio comenzaron a descender.

Una inundación global pudo haber acumulado una enorme cantidad de sedimentos.  Cuando la inundación se detuvo, los sedimentos pudieron haber comenzado a asentarse.  Al principio, antes de que las aguas comenzaran a evaporarse, se habría manifestado una gran presión sobre las capas del fondo.  Esto causaría la compactación.  El geólogo creacionista John Morris explica esto como un «efecto panqueque».

Cuando una capa de sedimentos del panqueque es cubierta con otros panqueques, los granos de arena son empujados unas con otros; empujando el agua hacia fuera.  La compactación es el primer paso al convertirse un sedimento a una roca sedimentaria, pero no el único paso.

El segundo paso es la cementación.  La goma que endurece la roca es generada por el agua caliente y los minerales producidos por los efectos del Diluvio.  No le toma un largo tiempo a la roca endurecerse en capas.  Las capas que son observadas son realmente estratos de sedimentos llamados «panqueques», como propuso John Morris.

Este proceso no necesita tomar mucho tiempo.  Recuerde, hacer roca sedimentaria es como preparar cemento.  Para hacer cemento, usted necesita tener los ingredientes apropiados y las condiciones correctas.  Las aguas habrían sido calientes y profundas a la vez, dando la energía necesaria para la compactación.  El modelo del Diluvio universal provee la cantidad masiva de agua y sedimentos que serían necesarios para construir las gruesas capas de «panqueque» para formar las montañas presentes hoy día.  Esta sería una alternativa más inteligente.

 
3. ¿Qué produjo la presión masiva y el calor necesario para hacer las rocas metamórficas?

El calor y la presión requeridos para hacer la vasta cantidad de roca metamórfica en la corteza terrestre no está disponible hoy día.  La fuente de energía para hacer eso tiene que ser tremenda y no es observada en el presente en ningún lugar de la tierra.  El Diluvio catastrófico que es nombrado en Génesis 6-9 pudo producir las fuerzas necesarias para crear roca metamórfica en la escala observada hoy.

 
4. ¿Por qué son encontrados los fósiles en abundancia en cada continente?Los fósiles son rastros de plantas y vida animal que existieron en el pasado y son encontrados sólo en las rocas sedimentarias.  Los creacionistas creen que los fósiles fueron depositados durante el Diluvio universal, una obvia fuente de agua necesitada para compactación y cementación.  Los fósiles llegan a miles de millones y sugieren un repentino y catastrófico evento que los enterró antes de ocurrirles cualquier deterioro o descomposición.

Las rocas en algún momento tuvieron que ser suaves o tener un líquido que fluyera sobre ellas y enterrarlas.  Han sido encontrados depósitos de miles de peces en capas sedimentarias.  Si esos peces hubieran yacido sobre la superficie, expuestos a los elementos, se habrían desintegrado rápidamente.  Los huesos de pescado y las escamas no se endurecen… se dispersan.  Aun así, hay depósitos fosilizados que muestran huesos, e incluso escamas, como si alguien hubiera tomado una foto y la hubiera incrustado en las rocas.  Uno tendría que concluir que esos fósiles, como son observados hoy, tienen que ser el resultado de un evento catastrófico que causara que fueran rápidamente enterrados.  La evidencia de los fósiles señala a un Diluvio global.

LA COLUMNA GEOLÓGICA Y SUS PROBLEMAS INHERENTES


La Columna Geológica es una popular tabla del tiempo usada para fechar diferentes estratos por medio del uso de los fósiles.  Los geólogos han encontrado que clasificar las rocas por comparación de fósiles de todas las partes del mundo es una herramienta muy valiosa.  Parte del registro geológico histórico es hecho por el uso de fósiles índices que se extiende en un período de 570 millones de años.  En teoría, el registro geológico total va hacia atrás en el tiempo unos dos mil millones de años.  Esos fósiles índices tienen características específicas.  La mayoría vienen de material de conchas marinas duras.  De todos los millones y millones de fósiles, el 95% son de naturaleza marina.  Los fósiles índices tienen que llenar ciertos criterios.  Ellos tienen que:

  1. Ser encontrados en áreas amplias
  2. Ser únicos y distinguibles en su naturaleza
  3. Ser de un organismo que vivió por un corto período de tiempo
  4. Estar presente con abundancia en las capas de rocas.

Los fósiles, en general, están distribuidos por clases, como sigue:

  • 95%  invertebrados de aguas superficiales, mayormente de concha dura
  • 75%  algas y plantas
  • 238%  insectos e invertebrados
  • 013%  peces, anfibios, reptiles, pájaros y mamíferos.

¿UNA SECUENCIA ORGANIZADA?


La columna geológica teoriza que la complejidad de fósiles en el suelo incrementará a medida que uno asciende la columna a través de la superficie de la tierra. Si usted fuera a cavar un gran hoyo, esperaría encontrar, de acuerdo con la columna geológica, una progresión ordenada de fósiles, con los más simples al fondo y los más complejos a través de la parte superior.  La teoría sostiene que los estratos sucesivos están marcados con los fósiles índices.  Es importante notar que las rocas sedimentarias, las rocas en las cuales son encontrados los fósiles, no pueden ser fechadas por el método de fechas de radioisótopos; en cambio, estas rocas son fechadas por medios de fósiles índices.

Si usted encontrara un fósil índice, podría determinar su edad localizándolo en un diagrama de la columna geológica y ver la edad que se le ha asignado a esa capa de roca.   Pero, ¿cómo fue determinada originalmente la edad de las capas y sus fósiles índices?  Estas edades fueron asignadas en base a la presuposición de que estas capas de roca fueron depositadas lenta y gradualmente a través de millones de años.  Por supuesto, los evolucionistas argumentan que esta secuencia de fósiles es prueba de la evolución.

De manera que, mientras es cierto que hay un orden general para los registros de fósiles en los libros de la Columna Geológica presentan una descripción muy organizada.  De hecho, muchos fósiles se encuentran fuera de secuencia de acuerdo con las expectaciones de los evolucionistas, como por ejemplo, las huellas de animales de cuatro patas en la tierra, las cuales aparecieron 18 millones de años antes que las Tiktaalik, los cuales son unos peces que los evolucionistas aseguran que conforman el comienzo de la evolución de las patas en los animales.  También, algunos organismos como el pino Wollemi, presuntamente desapareció de los registros fósiles por un periodo de tiempo que representa millones de años, aun cuando todavía al día de hoy estos existen.  Es común para los científicos el descubrir criaturas fosilizadas en las rocas que ellos previamente pensaban que eran muy antiguas o muy jóvenes como para contenerlas.

Además, en ninguna parte en la tierra es observable la columna completa.  Solo hay pequeñas secciones disponibles en diferentes partes del mundo.  Una de las más impresionantes formaciones es el Gran Cañón.  Hay varias capas geológicas representadas en la era Paleozoica y expuestas en el cañón.  Incluso, con el mayor hueco en el planeta, el Gran Cañón, las formaciones geológicas, comparadas con el registro completo, están terriblemente incompletas.

La investigación exhaustiva de John Woodmorappe, quien ha analizado datos provenientes de todo el mundo con la Columna Geológica, lo ha llevado a la siguiente conclusión:

Ya que sólo un pequeño porcentaje de la superficie de la tierra contiene una significativa porción de la columna geológica, se convierte en un ejercicio gigantesco de súplica e imaginación para el paradigma evolucionista-uniformitario, el mantener siquiera que hubo períodos geológicos.  Su  declaración de que tuvo lugar una continua secuencia de roca/vida/tiempo de diez bio-cronológicas «capas de cebolla» (lo que es la Columna Geológica) sobre la tierra es por consiguiente una artimaña fantástica e imaginativa. 

MÁS DESAFÍOS GEOLÓGICOS


El concepto de la Columna Geológica también reposa en la presunción de que largos períodos de tiempo transcurrieron entre cada estrato.  John Morris, geólogo y Presidente del Institute for Creación Research (Instituto para la Investigación de la Creación), da evidencias en su libro, The Young Earth (La Tierra Joven), que contradicen las declaraciones y señalan la rápida disposición de material de roca por un evento catastrófico.

  • Características de la superficie

Marcas onduladas, gotas de lluvia y huellas de animales se encuentran en las rocas sedimentarias.  Estas impresiones tuvieron que tener las condiciones apropiadas para endurecerse.  El material de roca al parecer estaba lo suficientemente suave para hacer impresiones, pero tuvo la capacidad para endurecerse rápidamente.

  • Bioturbación

La actividad biológica en la parte superior de la superficie puede fácilmente destruir la estructura interna de las capas de roca sedimentaria.  La tierra ha sido siempre biológicamente activa y, por consiguiente, todos los efectos de capas deberían ser nulos.  Éste no es el caso.  Hay una evidente disposición de capas como panqueque en el registro geológico, demostrando que no hubo ninguna actividad biológica.  Las capas tuvieron que suceder catastróficamente.

  • Falta de capas en el suelo

Si cada capa representa un largo período de tiempo, entonces la actividad de fuerzas vivientes y no vivientes sobre la tierra habría producido desgaste, erosión por el agua y deterioro químico.  Las interacciones biológicas con la tierra habrían formado una capa en el suelo.  Los suelos aportan soporte a todos los seres vivientes.  Las capas de rocas no tienen evidencia fosilizada de una existencia pasada de suelo orgánico.  Hay capa sobre capa de roca y ningún rastro de material orgánico fosilizado.  Uno tendría que llegar a la conclusión de que las capas de esta roca fueron hechas por un evento de una sola ocasión, y no múltiples períodos en rangos de tiempo en millones de años, como los evolucionistas proponen para la Columna Geológica.

  • Deformación de sedimento blando

Las capas sedimentarias están deformadas en algunos lugares.  Estas capas se curvaron como una onda o se torcieron en forma hacia abajo o hacia arriba.  ¿Cómo la roca dura y quebradiza se dobló sin fracturarse?  De acuerdo con el modelo del Diluvio global, hubo calor y sedimentos cayendo durante el evento, dando así el efecto de capas.  Los sedimentos eran suaves y pudieron moldearse fácilmente al comienzo de este proceso.  Gradualmente se asentaron y endurecieron en la forma que los vemos hoy.

  • Fósiles en Múltiples Estratos

Numerosos ejemplos de árboles que se han petrificado y pasado a través de varias capas de roca han sido descubiertos en el registro fósil.  Estos árboles de piedra están incrustados verticalmente en las capas de la columna geológica, supuestamente a través de miles de millones de años.  Esto es una pesadilla para los evolucionistas.  Los creacionistas han explicado esto científicamente, usando el modelo del Diluvio, demostrando que la fuerza catastrófica de las crecientes y el movimiento de la superficie de la tierra desplazó esos árboles.  Mientras los sedimentos comenzaron a caer, haciendo las capas de roca, así los árboles cargados y desequilibrados, aterrizaron verticalmente en los sedimentos.  Cuando la tierra comenzó a drenarse, las rocas sedimentarias fueron endurecidas en capas alrededor del árbol, haciéndolo un fenómeno geológico.

 

FÓSILES Y EVOLUCIÓN


En teoría, el registro fósil debería ser una excelente fuente de evidencia para la evolución.  Dada la afirmación de que es el registro de cientos de millones de años de cambio evolutivo, debería mostrar ejemplos del desarrollo de cada especie en cada paso del proceso de evolución.  Pero de hecho, no lo demuestra.  Esto es una vergüenza.  Durante décadas, paleontólogos han admitido que el registro fósil es penosamente incompleto.

El árbol de la evolución que han propuesto, debería ser respaldado con evidencia fósil real.  Cuando evaluamos lo que ha sido encontrado, uno habría de concluir que la alacena está vacía.  Millones de millones de fósiles han sido recolectados hasta la fecha, pero no hay evidencia de fósiles de transición, esto es, fósiles de organismos en una etapa intermedia de desarrollo entre los pasos de la escalera evolutiva.  Es más, estos fósiles están incompletos y dan paso a muchas interpretaciones.  El estatus intermedio es basado en unas afirmaciones altamente cuestionables, a menudo una situación de contienda por otros científicos evolucionistas.   

En la actualidad, el registro fósil concuerda con la idea de clases distintas y separadas, justo como está dicho en Génesis 1:24: «Luego dijo Dios: Produzca la tierra seres vivientes según su género, bestias y serpientes y animales de la tierra según su especie.  Y fue así».

El Doctor Tom Kemp, director de la colección del zoológico en el Museo de Historia Natural de Oxford, escribió que:

Como es bien sabido, la mayoría de las especies de fósiles aparecen instantáneamente en el registro, persisten por algunos millones de años virtualmente sin cambiar, sólo para desaparecer abruptamente.

El ya fallecido, Stephen Jay Gould, un paleontólogo de Harvard, dijo que:

Los árboles evolutivos que adornan nuestros libros de texto tienen información sólo en las puntas y en los nodos de sus ramas; el resto es deducción, aunque razonable, pero no es la evidencia de los fósiles.

La extrema rareza de formas transitorias en el registro fósil persiste como el gran secreto de la paleontología –nosotros mismos nos imaginamos como los únicos verdaderos estudiantes de la historia de la vida–, al final para preservar nuestra historia preferida de la evolución por selección natural, tan mala vemos nuestra información que nunca vemos el proceso mismo que profesamos estudiar.

La historia de la mayoría de las especies fósiles incluyen dos características particularmente inconsistentes con el gradualismo: 1) Estaticidad: la mayoría de las especies no muestran cambio direccional durante su estadía en la tierra. Aparecen en el registro fósil viéndose muy exactos a como cuando desaparecieron; el cambio morfológico es usualmente limitado y sin dirección; 2) Aparición repentina: en cualquier área local, una especie no se levanta gradualmente por la continua transformación de sus ancestros; aparece toda de una vez «totalmente formada».

 

 

 



 

EVIDENCIA A PARTIR DEL HOMBRE

 

Darwin, en su Descendiente del Hombre, explica que su objetivo fue mostrar que no hay diferencia fundamental entre el hombre y los mamíferos superiores.  De acuerdo con Darwin, hubo una descendencia lineal de todos los organismos hasta llegar al hombre.  Él enfatizó que no hubo creaciones especiales de Dios a lo largo de este linaje, sino que todos estaban conectados a través de un cambio evolutivo gradual.  Los evolucionistas tienen una razón obligada de demostrar un vínculo evolutivo entre el hombre y el mono.  Ellos saben que si lo logran, silenciaran los argumentos de aquellos que creen en una creación especial.  Sin ninguna pregunta, la evolución triunfaría, si la evidencia fósil fuera a mostrar la fase final de la evolución de un mono convirtiéndose en hombre.

Cuando es anunciado que se encontró un fósil que parece ser de un mono, los medios noticiosos se colman de artículos que no critican y dan abundante espacio para las afirmaciones generadas por el hallazgo.  Al pasar del tiempo, sin embargo, cuando el hallazgo original de un supuesto fósil eslabón al hombre es anunciado, sigue entonces un debate marcado por la confusión acerca de qué fue realmente lo que se encontró.  Históricamente, para los esperanzados evolucionistas, se ha convertido en una gran decepción.

El público general es escasamente informado de la profundamente sentada incertidumbre acerca de los orígenes humanos que está reflejada en esas afirmaciones hechas por los expertos científicos.  En cambio, simplemente somos alimentados por la más reciente versión de la teoría de alguien, sin que se nos haya dicho que los mismos paleontólogos no pueden ponerse de acuerdo sobre eso.  Y típicamente, la teoría es ilustrada con unos dibujos caprichosos de hombres de las cavernas o actores humanos vistiendo pesado maquillaje.

 

¿EL ESLABÓN PERDIDO?


A pesar de las declaraciones que se levantan de ellos, el número de fósiles mono-hombre es sorprendentemente pequeño.  Mucho del material fósil parecen ser recientes y humanos.  Diferentes fuentes ilustran este punto.

Un mito muy común hoy día es que han sido encontrados muchos fósiles homínidos. En todo el mundo hay solamente unas pocas docenas.  Pero estos escasos fósiles atestiguan de la odisea evolucionista que creó las especies humanas. La colección completa de homínidos conocida hoy día escasamente cubriría una mesa de billar. La evidencia primaria es un arreglo de huesos despreciablemente pequeño con la cual construir la historia de la evolución del hombre.  Un antropólogo ha comparado la tarea a aquella de reconstruir el argumento de War and Peace (La Guerra y la Paz) con 13 páginas escogidas al azar.

Los fósiles mono-hombre son poco comunes y muy costosos.  Son a menudo arreglos escondidos y fundiciones, ninguno de los huesos originales de esos mono-hombre, son vendidos y estudiados.  Niles Eldredge del Museo Americano de Ciencia ha dicho, acerca de la evolución humana, que muchos científicos son apartados de la información verdadera.  A aquellos en el círculo interno, a quienes comparten la creencia en la evolución, se les es permitido ver el verdadero fósil, mientras que otros son selectivamente censurados.

Pero los modelos fundidos no son sustitutos de la cosa real, particularmente si debe estudiárseles en detalle.  La ciencia de la evolución humana carece de apertura.  La ciencia, por su naturaleza, debería ser abierta al escrutinio de otros colegas.  Este no es el caso en el campo de la evolución humana. Falla miserablemente como ciencia.

 

NO ES VERDADERA CIENCIA



La evolución humana no es verdadera ciencia por dos razones:

Primero, descansa en una base de datos negligentemente pequeña.  La verdadera ciencia requiere números para la verificación.  Una calavera incompleta o un esqueleto parcial no son suficientes para declarar un nuevo tipo de hombre.  Ha sido mostrado en paleontología que, cuando son descubiertos más especímenes fósiles de la misma especie, se hacen cambios fundamentales a la estructura original.

Segundo, los objetos de estudio son réplicas hechas por el hombre, no los especímenes en sí mismos.  La ciencia real trata con la realidad, no con fundiciones de los fósiles reales.  Donde quiera que el acceso de la investigación es selectivamente limitado, la objetividad científica es perjudicada.  Los especímenes fósiles deberían estar abiertos al público.  Los creacionistas deberían ser libres para examinarlos.  La ciencia ha sido siempre abierta a todos y se beneficia a partir de un amplio rango de opiniones.

El prejuicio de la evolución infecta también la búsqueda de los fósiles.  Las presuposiciones Darwinianas trabajan efectivamente para excluir los fósiles que no encajan en el modelo evolucionista y clasifican selectivamente a otros.  Los fósiles humanos han sido degradados para parecer más mono-hombre, y los fósiles de mono se han hecho ver más como de humano.

ENGAÑOS



El Hombre De Neandertal

El antropólogo francés Marchellin Boude publicó una serie de artículos científicos entre 1911 y 1913 concluyendo que a pesar de que tenía una talla mayor de cerebro, el Hombre de Neandertal estaba más cerca de los monos.

Boule, quien encontró el más completo esqueleto en Europa Occidental, ignoró evidencia patológica en el esqueleto y asumió que los huesos se asemejaban a un mono en vez de un humano.  Concluyó que su esqueleto no podía caminar totalmente erecto, sino que tenía rodillas curvas y caminaba con su cuerpo inclinándose hacia delante.  El hizo sus pies curvos, justo como los de un mono.          

En 1955, dos americanos se dieron cuenta que había algunos muy serios problemas con la reconstrucción de Boule.  Tomó 44 anos exponer el muy obvio hecho de que el esqueleto Neandertal de Boule sufrió de una artritis severa.  Después de la reconstrucción, el Neandertal se paró recto y caminó como un humano.  A pesar que tenía una cabeza más grande que los humanos y un cráneo bajo con cejas pronunciadas, fue muy cercano a un humano.  Muchos creen hoy que si el Señor Neandertal estuviera esperando entre un grupo de personas en una parada de bus, no podríamos distinguirlo de otros humanos.  Los creacionistas creen que era un humano.

Por 44 años se creyó que el hombre de Neandertal era un predecesor en la evolución hacia el hombre –todo debido a la entusiasta invención de Boule–.  La idea popular de un embrutecido hombre de las cavernas como simio tiene sus orígenes no en los fósiles, sino en la mente de Boule.  Puede verse ahora que la motivación de Boule para su reconstrucción errónea fue la de adoctrinar al público en la aceptación de la evolución.

A pesar de la corrección posterior, la mala interpretación de Boule no fue rápidamente removida.  Fue dibujada por el famoso artista Frederick Blaschke una escena de la vida en una cueva mostrando no uno, sino toda una familia de Neandertales.  Se volvió una exposición permanente y una muy popular exhibición en la sala del Museo de Historia Natural del Campo de Chicago en los años 1920.  Esta fotografía apareció en un sinnúmero de libros de texto y otros museos alrededor del mundo.  Sorprendentemente, esta escena de la cueva estuvo en el museo hasta veinte anos después de haber sido refutada.  No sólo esta imagen sobrevivió en el museo, también permaneció por algún tiempo en los libros de texto y otros museo alrededor del mundo.  Esto exhibió una actitud que desafió a la ciencia y expuso le profunda necesidad de mantenerse en la fantasía evolucionista de que los humanos evolucionaron a partir de brutas bestias.

 

El Hombre De Piltdown


En Sussex, Inglaterra, entre 1898 y 1912, muchas partes de una calavera humana y dos caninos fueron desenterrados, junto con una mandíbula como de un mono primitivo.  Significativas partes de las mandíbulas superior e inferior hacían falta y la calavera estaba en varias partes.  Fue reconstruida, y fueron fundidos modelos y circularon a cada museo mayor.  Hubo otros fósiles que fueron encontrados en el sitio, tales como un elefante, un mastodonte, un rinoceronte, un hipopótamo, un castor y un venado.

La calavera fue llamada el «Hombre de Piltdown» y fue considerada un hallazgo mayor.  Sirvió por décadas como prueba de eslabón entre el hombre y su ancestro evolutivo.  Más de quinientas disertaciones doctorales fueron escritas concernientes a esta calavera.

Por 40 años, la autenticidad del fósil nunca fue cuestionada.  En 1953, Kenneth Oakley, Joseph Weiner, and Wilfred Le Gros Clark expusieron la calavera como un fraude.  La tapa de la calavera era en realidad totalmente humana y los fragmentos de la mandíbula inferior, incluidos los dientes, se encontró en 1982 que resultaron ser de un joven hembra orangután.  La mandíbula había sido tratada químicamente para hacerla parecer que coincidía con la calavera.

También fue notado que algunos de los huesos de mamíferos encontrados en ese depósito fueron plantados y vinieron de diferentes áreas, incluyendo la isla de Malta y Túnez.  Tan temprano como en 1916, hubo reportes de falsificación, cuando anatomistas dentales notaron que había abrasiones artificiales en los dientes.  Estas ralladuras fueron claramente visibles como marcas de filos en los dientes del orangután.  Fue reportado que con el fin de que la mandíbula inferior encajara en la calavera, los dientes caninos fueron limados tan abajo que la cavidad de la pulpa estaba expuesta y luego introducida.  El engaño de Piltdown fue mortificante para el movimiento evolucionista.  No se nombra ya en los libros de texto, pero está claro que permanece un deseo de conectar el hombre con los monos.

La forma tan vigilada de cautiverio en la cual los fósiles humanos son manejados lleva en sí misma al fraude y la exageración.  La calavera Piltdown estuvo encerrada en una bóveda, y muy pocos pudieron estudiarla.  La ciencia está supuesta a ser auto correctiva, y en este caso, tomó cerca de 40 años exponer el fraude.  De pronto si la bóveda hubiera sido dejada abierta, esto pudiera haber sido evitado.

Tristemente, todavía la exclusividad reina hoy día.  Con muy pocos puntos de referencia, dada la abrumadora carencia de fósiles, hay una enorme oportunidad para la interpretación creativa y, dado la falta de evidencia, licencia poco científica.

 

El Hombre De Nebraska


En 1922, Harold Cook encontró un simple diente molar en Nebraska.  Fue identificado por Henry Osborn, un paleontólogo del Museo Americano de Historia Natural, como perteneciente a un hombre-mono.  Grafton Elliot Smith quien estuvo involucrado con el engaño Piltdown persuadió al prestigioso medio noticioso Illustrated London News para que publicara una concepción del artista de cómo este hombre y su compañera pudieron haber lucido.  Tenía que ser dibujado a partir de sólo un diente.

La revista tenía distribución mundial, y la ilustración tomó dos páginas enteras.  Fue publicado en Junio de 1922 y proclamado como el «eslabón perdido».  Esta ilustración fue firmemente implantada en la mente del público durante el famoso Ámbito «Monkey Trial» (El juicio del Mono) en 1925.  En 1928, el famoso hombre de Nebraska, basado en un sólo diente, se vino abajo.  Se descubrió que el diente no era de un humano antiguo, sino de un cerdo extinto.  Para agregar a la vergüenza, este «extinto» cerdo se encontró en 1972 vivo aun en Paraguay.

Los huesos fósiles que presentan evidencia de ser un eslabón perdido, o un hombre-mono, son extremadamente escasos.  No hay un claro cuerpo de evidencia para soportar la afirmación de que el hombre descendió de los monos.  Los intentos hechos tienen una historia de exageración y fraude.

Los evolucionistas tienen una obligada razón para encontrar evidencia fósil de formas de transición del mono al hombre, pero lo que ha sido encontrado es, bien sea humano o mono, no el eslabón perdido.  El Dr. Jonathan Wells, en su libro Icons of Evolution, declara que el icono final evolucionista es mostrar que el hombre descendió «del Mono al Humano».  Es un intento que, dada la carencia de evidencia, está condenado al fracaso.

Wells cita a Henry Gee, el jefe escritor de ciencia para el prestigioso diario científico, Nature:

Hacer una línea de fósiles y reclamar que ellos representan un linaje (del mono al hombre) no es una hipótesis científica que pueda ser puesta a prueba, sino una afirmación que carga la misma validez que un cuento para dormir –entretenido, de pronto incluso instructivo, pero no científico–.

 

LA IRA DE DIOS SOBRE LA HUMANIDAD

 

El Racismo


El Origen de las Especies de Darwin está subtitulado, La Conservación de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida.  El intento de Darwin aquí no fue racista, como pareciera sugerir el subtítulo.  Por la palabra «razas» el quiso decir que «todas las diferentes especies de animales» irían a través de un cambio gradual a lo largo del tiempo, con selección natural.  Sin embargo, en una publicación posterior de The Descendent of Man (El Descendiente del Hombre), él no se excusa por lo que es obviamente una idea racista, de la cual los efectos serían bien sentidos en el siguiente siglo.  Darwin declara:

En un cierto período futuro, no muy distante medido en siglos, las razas civilizadas del hombre ciertamente exterminarán, y remplazarán, las razas salvajes en todo el mundo.  Al mismo tiempo, los monos antropomorfos… sin duda serán exterminados.  El cambio entre el hombre y sus más cercanos aliados será entonces más amplio, porque intervendrá entre el hombre en un estado mas civilizado, como podríamos esperar, incluso más que los Caucásicos, y algunos monos tan bajos como un babuino, en cambio del actual entre el negro[sic] o Australiano y el gorila.

El posterior Stephen Jay Gould, un prolífico evangelista para la evolución, reconoció el impacto racista de la evolución, al declarar,

Los argumentos biológicos para el racismo pudieron haber sido comunes antes de 1859, pero se incrementaron en orden de magnitud seguidamente a la aceptación de la teoría de la evolución.

Un triste ejemplo de la secuela racista a partir del Darwinismo es el enfermizo tratamiento de Otta Benga, un pigmeo del África Central.  Benga, un varón de 23 años de edad fue puesto en el Zoológico del Bronx en 1904 y mostrado como un emblemático salvaje –un ancestro evolutivo que fue animado a que gastara tiempo en la casa del mono–.  «Salvaje comparte una celda con los Monos del Bronx» fue el titular en el New York Times, en Septiembre 9 de 1904.

Francis Galton, el primo más joven de Charles Darwin, intentó medir el comportamiento humano.  Insistió que la inteligencia estaba correlacionada con el comportamiento moral.  La inteligencia llevaría a una vida moral o viceversa. Galton creyó que la dotación genética de uno es el único determinante de la gama entera de las características humanas.  Semejante pensamiento lleva directamente a la conclusión de que algunos grupos étnicos son superiores a otros.  Galton dijo también que la reserva de genes no debería ser contaminada y por consiguiente creyó en la separación de las razas.

«Matrimonios juiciosos» de «una cierta estirpe» de seres humanos a lo largo de «varias generaciones consecutivas» producirían una raza de gente altamente dotada, de acuerdo con Galton.  Este tipo de racismo fue llamado Eugenismo, el cual buscó la creación de una raza superior.

Ernest Haeckel (1834-1919), un biólogo alemán a quien Darwin inclinó a probar la evolución en el desarrollo de embriones.  Él también ayudó a hacer el caso para la legalización del aborto al declarar incorrectamente que los infantes recién nacidos nacen sordos y sin una conciencia –lo cual llevó a la idea de que el bebe recién nacido no tiene alma–.  Entonces, ¿Qué hay del niño en el vientre?  Basado en esta lógica, Haeckel dijo que el aborto no podría ser considerado asesinato.

 

Nazismo


Muchos profesores han notado que la biología Darviniana influenció enormemente el pensamiento de Hitler.  OEIN Kampf¸ escrito en 1924 por Hitler, es evidencia de esto.  El historiador, Werner Mases afirma:

Darwin fue la fuente general para las nociones de Hitler en biología, adoración, fuerza, lucha, y su rechazo a la causalidad moral en la historia.

Hitler estaba dedicado a una súper-raza Aria y fue directamente influenciado por la publicación Norte Americana de The Passing of the Great Race (El Paso de la Gran Raza) por el eugenista Madison Grant, publicado por primera vez en 1916.  «La exterminación hecha por los Nazis de seis millones de ‘indeseables raciales’ comenzó con la silenciosa implicación de las eugénicas de Galton».

En Alemania, Ernest Haeckel ayudó a establecer la evolución como un movimiento intelectual y académico en Alemania.  Se ha dicho que él le dio forma a la evolución Darwiniana en Alemania:

El Darwinismo Haeckeliano encontró su expresión terrorista en el socialismo nacional.  Para Hitler, la evolución fue el sello de la ciencia moderna y su «visión de la historia, política, religión, cristiandad, naturaleza, eugénica, ciencia, arte y evolución,… coincide en mayor parte con las de Haeckel». En la teoría biológica de Darwin, Hitler encontró su más poderosa arma en contra de los valores tradicionales.

El Fuhrer Alemán, como lo he sostenido constantemente, es un evolucionista; conscientemente ha buscado forzar la práctica de que Alemania se adapte a la teoría de la evolución.  Él ha fallado, no porque la teoría de la evolución es falsa, sino porque ha hecho tres errores fatales en su aplicación… Primero… al forzar el paso de la evolución entre su propia gente…Segundo… su concepto erróneo del valor evolutivo del poder… Y el tercero (y el más grande) error fue su fallo en no comprender que semejante monopolio de poder significaba inseguridad para los Británicos, Rusia, y Norte América.  Sus tres grandes antagonistas, a pesar de que no predican la doctrina de la evolución, son exponentes muy consistentes de sus principios.

 

Evolución y Comunismo


Kart Marx quiso dedicar su Das Capital a Darwin.  Marx creía que el libro de Darwin contenía la visión básica de «la lucha de las clases en la historia».  El leyó a Darwin mientras estaba en prisión en Diciembre de 1860.

Defender a Darwin no es nuevo para los socialistas.  El movimiento socialista reconoció al Darwinismo como un elemento importante en su perspectiva mundial general justo desde el comienzo.  Cuando Darwin publicó su «Origen de las Especies» en 1859, Kart Marx escribió una carta a Friedrich Engels en la cual dijo: «… éste es el libro que contiene las bases en historia natural para nuestro punto de vista».

Joseph Stalin llevó a cabo la más sangrienta masacre en la historia del mundo al ordenar la ejecución de 20 millones de personas.  El creyó categóricamente que la enseñanza de la evolución lo voltearía a uno en contra de Dios y una vez que Dios fuera removido, la gente estaría comprometida con el estado.  La propaganda pro-Stalin publicada en Moscú en 1940 ilustra esto:

«Yo les prestaré un libro para leer; éste mostrará que el mundo y todas las cosas vivientes son muy diferentes de lo que ustedes imaginan, y toda esta charla acerca de Dios es puro disparate», Joseph [Stalin] dijo.

«¿Cuál libro es ése? Yo Pregunté.

«Darwin.  Tienes que leerlo,» Me recalco Joseph.

 

Diferentes de los Animales


Es absurdo asumir que el hombre es nada más que una avanzada forma de animal.  Ver al hombre como nada más sino una forma de vida inteligente, puede llevar a atrocidades indecibles, como sucedió en el caso del Nazismo y Comunismo.  La evolución ha saboteado la inteligencia del hombre con un pensamiento insensato.  La simple observación lleva a la conclusión de que hay una vasta diferencia entre el hombre y cualquier cosa observable en el universo.

Entonces ¿qué hace a los humanos diferentes de los animales?  Al menos cinco características observables: inteligencia, lenguaje, creatividad, conciencia moral, y profundidad emocional.  Éstos ilustran el innegable abismo entre el hombre y las bestias.

La inteligencia del hombre le permite pensar abstractamente y llegar a conclusiones lógicas.  Los animales tienen variados grados de inteligencia, como se observa en sus patrones de comportamiento.  Sin embargo, cuando uno observa lo que puede ser desempeñado por el hombre –resolver complejas ecuaciones matemáticas, diseñar puentes, formular soluciones a problemas complejos, hacer descubrimientos científicos– es obvio que la inteligencia de los animales es de un orden extremadamente inferior.  ¿Puede usted imaginarse un mico programando un computador con un lenguaje complejo?

La capacidad de los humanos para emplear lenguaje simbólico es única del hombre.  Ha habido algunos avances con primates usando el lenguaje, y los animales sí tienen su propios y únicos medios de comunicación, como el sistema de sonar de los defines.  Pero mientras los animales pueden usar sus sentidos a más alto grado, el lenguaje animal no es tan complejo como el lenguaje humano.  Las palabras y frases tienen una forma abstracta de transmitir conceptos e información.

Un gran ejemplo de la profundidad del lenguaje humano es la famosa obra de teatro The Miracle Worker (El Trabajador Milagro), en la cual Hellen Séller exclama por primera vez la palabra «agua».  El agua tiene tantos usos y es usada en tantas maneras que la palabra, como ella la expresa, transmite enorme profundidad.  El lenguaje humano es altamente simbólico, como es demostrado por la poesía, el drama, y la lírica.  Todas ellas sobrepasan y son enteramente distintas al lenguaje animal.

La capacidad creativa del hombre también lo distingue del reino animal.  Los humanos tenemos la habilidad de cambiar y dar forma a las cosas. Podemos usar las palabras, colores, sonidos, símbolos, herramientas y otras cosas para dar forma a esos elementos en nuevas expresiones.  El rostro humano expresa en sí mismo ser tan único que puede ser identificado de entre millones de otros humanos.  Ningún animal tiene la habilidad de ser reconocido por su exclusividad como la tiene el ser humano.

Las manos humanas, con los pulgares opuestos, tienen la habilidad de agarrar y de hacer trabajo fino y detallado.  Pintar un cuadro, esculpir una estatua, tocar un instrumento musical, cantar una canción, escribir poesía, o incluso una carta a un amigo, todos reflejan la creatividad única del hombre.  Ni los primates ni otra criatura puede expresarse creativamente como lo pueden hacer los humanos.

La habilidad de saber lo correcto y lo falso es verdaderamente humana, y más aun un marcador divisorio entre el hombre y la bestia.  Hay, por supuesto, comportamiento entrenado en el cual los animales responden a un sistema de recompensas.  Pero esto no es comparable a la innata conciencia moral humana.  El sistema legal es un ejemplo de esta diferencia.  La idea de justicia para todos, integridad, veracidad, y honor son palabras que describen este fenómeno.

Los evolucionistas rechazan esto al decir ciegamente que por años, el hombre gradualmente se ha vuelto consciente de sí mismo.  Ellos señalan que esto es un avance intelectual debido al cambio evolutivo.  Lo que los evolucionistas fallan en ver es que esta cualidad, el conocimiento del bien y del mal, está profundamente embebido en el espíritu del hombre.

Los humanos, a diferencia de los animales, exhiben una enorme profundidad emocional.  La capacidad de sentir dolor, tristeza, amor, u otras mil emociones es mucho más intensa con los humanos que con cualquier animal.  Esto es verdad a lo largo del rango de emociones –desde el horror hasta el éxtasis–.  Cuando un humano sonríe o frunce el ceño, tiene la habilidad única de exteriorizar su estado emocional.  Ninguna criatura sobre la tierra puede experimentar tanta profundidad emocional.

El rostro humano, por ejemplo, es único en el cosmos en su capacidad de indicar finos grados de emoción a través de un cuarto de millón de cambios faciales que son controlados por 28 músculos del grosor de un papel.  Estos cambios faciales son usados para magnificar la profundidad emocional al expresar el carácter de una experiencia humana de uno.  Esto es único en el hombre.

 

Creados a imagen de Dios


La evidencia que hemos considerado nos lleva directamente a la conclusión de que todas las cosas –desde las moléculas hasta el hombre y más allá hasta el cosmos– son el trabajo manual de un Creador de infinita inteligencia.  Los cielos, la tierra, todos los organismos vivos, incluyendo al hombre, tienen características que demuestran orden y diseño, un plan y un propósito.  Cuando uno, como un detective en la escena del crimen, examina la evidencia física, el veredicto es inevitable.  Es justamente como lo declara el Génesis: Dios, de hecho, creó los cielos y la tierra.

El caos aleatorio, que es la idea fundamental de la evolución, está en total disputa con la racionalidad y el diseño que observamos en la creación.  Los mecanismos propuestos para le evolución no cuadran con los principios de verdadera ciencia.  La imaginación, la exageración, y en algunos casos, puro engaño, son los sellos del movimiento de la evolución.

La evolución ha sido anunciada y vendida al público como la única creíble e intelectual explicación a los orígenes del universo y toda la vida.  Muchos la han aceptado sin preguntar porque ha sido vestida con falsa integridad científica.  Hay aquéllos, usualmente en las universidades, que han dogmatizado celosamente el mundo con las normas de pensamiento evolucionista.  Ellos se han convertido en predicadores en su propia religión y trabajan con una energía evangelizadora para esparcir la fe en la evolución.  Todavía esta mentira ha tenido terribles consecuencias prácticas –entre ellas el aborto, Nazismo, comunismo y diferentes formas de socialismo–.

El hombre es único en el universo.  Se para erguido y está verdaderamente construido para un noble propósito.  El estudio honesto de la creación lo trae a uno al inevitable sentido de que hay Uno muchísimo más grande que nosotros.  Esa humilde comprensión también apunta al hecho de que somos más que materia.  No somos sólo cuerpo y mente, sino criaturas con un alma, quienes hemos sido creados a imagen de Dios para tener relación y comunión con Él.

Jesucristo, el «Logos», es el Creador, el único por el cual «todas las cosas fueron creadas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles» (Colosenses 1:16).  Todavía Él se hizo carne y bajó a hacer el sacrificio máximo en el Calvario.  La muerte y resurrección de nuestro Creador nos da una nueva esperanza.  Es solamente por Su gracia, no por nosotros mismos, que podemos venir a Él.

Cuando el Espíritu de nuestro Dios Creador nos acusa es que nosotros comprendemos que somos parte del plan del Creador.  Nosotros simplemente lo proclamamos a Él al entender Su gran amor por nosotros, sabiendo que somos pecadores y estamos dispuestos a someternos nosotros mismos al Creador, quien es nuestro Salvador.  Si usted todavía no ha puesto su fe en Jesucristo, le insisto a que lo haga –conocer su Hacedor, Aquél cuya firma está grabada sin ninguna duda en el mundo que El ha hecho–.